El antes y el después de la gran Vía de Madrid

El antes y el después de la gran Vía de Madrid

España

El antes y el después: las siete diferencias de la Gran Vía de Madrid de Carmena

El Black Friday también incluye liftings. Al menos así ha sido para la Gran Vía de Madrid que este viernes se reestrena con un aspecto remodelado, pensando más en el peatón. Justo en el día en el que las compras serán más intensas por las rebajas de cara a la Navidad, cuyas luces también se han encendido este mismo viernes.

El ayuntamiento de Madrid ha querido jugar a 'encuentra las siete difetencias' mediante un tuit puesto este jueves, un día antes de la inauguración.

Tras un parto de nueve meses, obras mediante, el proyecto del Ayuntamiento de Madrid ve la luz. El objetivo y la voluntad del consistorio es convertir la calle en un ejemplo para las ciudades del siglo XXI, con menos espacio para los coches y más amplitud, sombra y bancos para sus peatones. Todo como parte de un proyecto que ha costado nueve millones de euros y que incluye la prohibición al tráfico privado en la mítica calle madrileña.

Los peatones

La peatonalización ha sido uno de los estandartes de Manuela Carmena durante su legislatura. La novedad son dos carriles peatonales que ocupan 5.400 metros cuadrados. Ante las dudas de si el nuevo espacio sería usado por los locales para ampliar sus terrazas, algo ante lo que el consistorio ha advertido que se mostrará vigilante.

La velocidad

El proyecto, presentado en mayo de 2017, tiene en mente a los residentes e incluye dos carriles con velocidad máxima de 30 km/h en los que coincidirán coches y bicis. Otros dos carriles sirven exclusivamente para taxis y autobuses. 

Las bicis

Los 70 aparcabiciletas no son la única novedad que agradecerán los usuarios de bicis. El tramo de subida de Callao a Plaza de España incluye un espacio reservado en su asfalto para este tipo de vehículos debido a lo complicado de su pendiente.

Los semáforos

95 semáforos servirán para dar luz verde a la circulación de los madrileños. Para ello se ha optado por un estilo retro. 61 de ellos tienen forma de columna y el resto adoptan una curva para aumentar su visibilidad. Su coste ha sido de 900.000 euros aunque se eleva si se tiene en cuenta la señalización provisional.

Los árboles

Con la idea de tener una ciudad más verde, además de los alcorques, casi 90 Pyrus Calleryana procedentes de China. Esta apuesta por la plantación tiene un coste de 106.745 euros.

Las farolas

Para iluminar la calle se ha optado por utilizar luces LED por su consumo y eficiencia. Este tipo de tecnología lo usarán 228 farolas.

Los bancos

El nuevo plan incluye dos tipos de bancos distintos. 110 son de piedra con un diseño específico. Otros 33, de madera, tienen una estructura moderna mezclando varios asientos que permite dsitinas posturas para sentarse.

Precisamente estos bancos ya los disfrutó Esperanza Aguirre, algo que José Manuel Calvo, miembro de la dirección de Podemos Madrid, aprovechó para lanzar una puya a la expresidenta madrileña. El coste de la reomodelación se ha elevado a los 830.000 euros.