Una ración del Ejército con el nuevo sistema de calentamiento.

Una ración del Ejército con el nuevo sistema de calentamiento. Ejército de Tierra

España FUERZAS ARMADAS

Comida que se calienta sola, el último invento del Ejército

Noticias relacionadas

Comer no como un ejercicio de supervivencia, sino de disfrute, y así mantener elevada la moral de las tropas. Los militares españoles desplegados en el exterior aseguran que sus raciones -los packs que incluyen todo lo necesario para una comida completa- son envidiadas por compañeros procedentes de otros países: por variedad y por calidad. Pero, en muchas ocasiones, especialmente cuando viajaban a bordo de vehículos o aviones y ante la imposibilidad de encender un hornillo, no les quedaba más remedio que comerlas frías. Ese problema ha empezado a quedar resuelto.

Las raciones del Ejército incluyen un primer plato, un segundo plato, un postre y, en ocasiones, un complemento. Existen varios menús para ofrecer una mayor variedad y siempre rondan las 1.300 calorías, la energía que puede requerir un militar en acción. La comida no caduca en un plazo de al menos dos años.

Atendamos al menú número 1: paella valenciana, de primero; albóndigas con tomate, de segundo; melocotón en almíbar, de postre. El menú número 2, por ejemplo, incluye raviolis de ternera, estofado de ternera y pera en almíbar.

Hay más variedad. Paella marinera, de verduras, arroz con calamares, canelones, alitas de pollo, albóndigas, pisto manchego, chili con carne, alubias... Por supuesto, cubiertos y servilleta. Pero, ¿cómo calentar los platos?

Hasta ahora se utilizaba una pastilla de combustión lenta que los militares debían prender. Colocaban la comida encima del fuego y en pocos minutos tenían su comida caliente. Si estaban al aire libre, no había problema. El contratiempo llegaba en lugares poco ventilados, como en el interior de un vehículo. No convenía respirar los gases desprendidos.

Por eso, la Sección técnica de carburantes, alimentación y equipos (CALEQ) del Ejército ha desarrollado un nuevo sistema, tal y como revela la revista oficial Tierra. Se trata de una bolsa de calentamiento cargada de unas sales minerales que, al contacto con el agua, generan una reacción exotérmica.

El interior de la bolsa alcanza 90 grados de temperatura en 12 minutos. Cada uno de los platos está debidamente esterilizado y sellado, lo que imposibilita cualquier filtrado del combinado de agua con las sales minerales.

La Dirección de Adquisiciones del Ejército de Tierra tiene previsto ir incorporando este nuevo sistema de forma progresiva en las raciones militares.