Imagen del Aquarius, recibiendo ayuda de las ONGs.

Imagen del Aquarius, recibiendo ayuda de las ONGs. Reuters

España

El Aquarius y dos barcos de escolta viajan a Valencia con los 629 migrantes acogidos por Sánchez

Solución provisional para el Aquarius: dos buques de la Armada italiana se acercan al barco que transporta 629 migrantes para llevarles víveres, medicinas y dividir los pasajeros para los tres poner rumbo juntos hacia Valencia, donde se acogerá a los rescatados.

Italia, de esta forma, facilita la salida del barco de sus aguas y permite que viajen hasta Valencia las 629 personas que estaban atrapadas en el Aquarius, imposible de hacer un viaje de dos jornadas con tanta gente por "motivos de seguridad".

La nave se encuentra a 27 millas de Malta, a 34 de Italia y a alrededor de 700 del puerto de Valencia.

El Aquarius y dos barcos de escolta viajan a Valencia

Las autoridades valencianas han organizado una reunión esta tarde con varias ONGs para establecer el dispositivo de ayuda de emergencia. En ese encuentro se decidirá dónde se traslada a los centenares de inmigrantes y cómo se distribuyen. 

Otras regiones como Cataluña, País Vasco y Extremadura se ofrecieron este lunes a formar parte de esa estructura de ayuda de los 629 migrantes que estaban atrapados en el mar.

El pleno de la Eurocámara tiene previsto celebrar este miércoles un debate sobre el cierre de puertos en el Mediterráneo y la situación de emergencia humanitaria en estas aguas.

"Es una profunda vergüenza que varios Estados miembros hayan denegado a cientos de mujeres, hombres, niños y bebés, con necesidad de asistencia urgente, desembarcar en un puerto seguro. Va en contra de los derechos fundamentales, de nuestros valores comunes y de la propia humanidad", ha dicho el eurodiputado de Iniciativa per Catalunya-Verds, Ernest Urtasun, cuyo grupo ha pedido el debate.

La reforma de la política de asilo de la UE se abordará durante la cumbre que se celebra el 28 y 29 de junio, la primera de Sánchez como presidente del Gobierno. Pero las perspectivas de acuerdo son mínimas.

Los países del Este, encabezados por Polonia y Hungría, mantienen su oposición frontal a cualquier sistema de cuotas obligatorias de demandantes de asilo. A ellos se ha sumado Austria, en cuyo Gobierno de coalición participa el partido de ultraderecha FPO. Incluso el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se rinde con el reparto de refugiados. "La protección de las fronteras exteriores es la prioridad", dijo la semana pasada.