Carles Puigdemont y Quim Torra durante una reunión.

Carles Puigdemont y Quim Torra durante una reunión.

España EL 'PROCÉS'

Puigdemont elige al radical Quim Torra como marioneta para gobernar Cataluña desde Berlín

Quim Torra será el nuevo president de la Generalitat, salvo sorpresa de última hora. Así, Carles Puigdemont, que anunciaba este jueves en un vídeo el nombre del candidato a ser investido por el Parlament, sigue marcando el paso de la convulsa política catalana y se asegura, al menos en teoría, seguir gobernando Cataluña desde Berlín

El plan A de Puigdemont siempre fue volver a ser elegido como president. Después, obligado por las circunstancias, lo intentó desde Bruselas con Jordi Sánchez y Jordi Turull. Tras los fracasos de los planes B y C, finalmente el expresident ha apostado desde Berlín por Torra. Este polémico abogado y escritor fue presidente de Òmnium Cultural y concurrió en las listas de Junts per Catalunya (JxCat) a las elecciones del 21-D, cuando fue elegido como diputado del Parlament. 

Puigdemont designa a Quim Torra como candidato a president de la Generalitat

Quién es Torra

Este diputado autonómico quizás sea un desconocido fuera de Cataluña. Pero allí es de sobra conocida su faceta de activista independentista. No hay dudas sobre su ideología y su actitud al servicio de la causa soberanista. En su haber, por ejemplo, está la publicación de una serie de tuits por los que ha sido acusado de xenofobia

Además, en el currículum de Torra destaca su etapa como director del Museo del Borne. Porque con él al frente se celebró la controvertida exposición que presentaba a los catalanes como víctimas de los "invasores" españoles en el contexto de la Guerra de Sucesión. La muestra, inaugurada el 11 de septiembre de 2013 y titulada 'Hasta conseguirlo! El sitio de 1714', fue una parte más del procés separatista. 

En aquellos días, llegó a decir que "evidentemente, vivimos ocupados por los españoles desde 1714". Queda claro, por tanto, que el elegido por Puigdemont no es precisamente un moderado.  

La investidura, en segunda votación

Ahora, el presidente del Parlament, Roger Torrent, tiene que convocar el pleno de investidura. Todo hace indicar que la cámara catalana se reunirá la próxima semana. El candidato designado por Puigdemont tiene asegurados los votos de su grupo, JxCat, y los de ERC. Ello, sumado a las cuatro abstenciones de los diputados de la CUP, provocará que Torra será elegido en segunda vuelta y por mayoría simple. En caso de que el Tribunal Constitucional anulase los votos delegados del propio Puigdemont y de Toni Comín, JxCat y ERC necesitarían sumar los votos de la CUP. 

¿Será un president que actúe por cuenta propia o estará tutelado por Puigdemont como si fuera una marioneta suya? Al haber concurrido en la lista del expresident en los comicios del pasado diciembre y al haber sido designado de esta forma tan poco ortodoxa, parece evidente que Torra será una prolongación de Puigdemont. La conexión entre ambos es sólida y parece que lo seguirá siendo. 

¿Un Govern interino y manejado por Puigdemont?

De hecho, en las últimas semanas, mientras el expresident deshojaba la margarita sobre si apostaría por otro candidato de su confianza o por forzar unas nuevas elecciones, en Cataluña se ha llegado a hablar de que ahora se crearía un Govern interino. Esto es, un ejecutivo que actuaría temporalmente, a la espera del hipotético advenimiento de Puigdemont. Esta opción ha estado sobre la mesa, pero no todos en ERC y el PDeCAT están por la labor. Las intrigas entre independentistas se antojan inagotables. 

Se mire por donde se mire, la sombra de Puigdemont es alargada. Tanto que hasta ha exigido desde Berlín que el nuevo president no ocupe determinadas instancias del Palau de la Generalitat. Quiere mantener su despacho vacío con la esperanza de volver a ocuparlo. Pero esta opción cada vez parece más imposible.