Imagen de la presentación de la nueva web de turismo de Santander.

Imagen de la presentación de la nueva web de turismo de Santander. Turismo de Santander

España

El ridículo de Santander: presenta su nueva web de turismo traducida al inglés con Google

Así el 'Centro Botín' se ha llama en inglés 'The Loot Center'. El Ayuntamiento reconoce el error pero dice que fueron las prisas las que han provocado estos errores.

El Ayuntamiento de Santander  (PP) llegaba hoy a Fitur, la feria de turismo más importante de España, con una gran novedad: su nueva página web traducida a seis idiomas pero... gracias a Google Traslate.

De esta forma, el Centro Botín, que lleva el nombre del expresidente del Banco Santander, aparece en la web literalmente como The Loot Center, por lo que el turista anglosajón pensará que se trata de todo un homenaje al pillaje o al saqueo cuando quiera visitarlo.

Pero no es el único nombre que se ha visto distorsionado por el traductor directo. La plaza de la Esperanza aparece como el Hope Market y la zona del casco histórico de la ciudad directamente como Historic Helmet (ésta última palabra se usa para referirse al casco de los motoristas o ciclistas), entre otras barbaridades.

El PSOE de Santander ha criticado las ocasiones "en las que el PP nos ha hecho hacer el ridículo en turismo en estos años", mientras que el colectivo de traductores lamenta que se haya utilizado "una herramienta digital automática" para hacer su trabajo, según informa el Diario Montañés.

Y estos errores sólo en la versión en inglés, pero habría que echar un vistazo a cómo se vende una ciudad tan importante como Santander en francés, alemán, italiano, polaco y portugués.

La responsable de Turismo, la concejala Miriam Díaz, ha reconocido que se utilizó al herramienta autómatica para la traducción porque no llegaban a tiempo de presentarla en Fitur.

Y es que la web de turismo lleva años dando dolor de cabeza a sus responsables ya que en la pasada edición tuvieron que anular la presentación por los retrasos que causaron las acusaciones de plagio del logo que incluía.

Cambiaron de empresa y adjudicaron por 6.000 euros a una nueva compañía que ha optado por acelerar los plazos gracias a Google.