Mariano Rajoy, con el presidente de los empresarios catalanes, Gay de Montellà, y españoles, Rosell.

Mariano Rajoy, con el presidente de los empresarios catalanes, Gay de Montellà, y españoles, Rosell. EFE

España ESPAÑA

Rajoy, “optimista” en Barcelona: “Confío en la capacidad de los catalanes para rectificar”

"Después del 21-D seguiré siendo el presidente de todos y con todos hablaré”, dice en una entrega de premios. Los empresarios catalanes piden a Rajoy un "plan de choque" que mitigue las consecuencias del procés y medidas para el retorno de las empresas. 

Barcelona

Noticias relacionadas

"Yo soy optimista. Confío en la capacidad de los catalanes para encabezar una profunda rectificación de la deriva que hemos visto". Mariano Rajoy cree que el 21 de diciembre, cuando se celebrarán las elecciones catalanas, la ciudadanía acabará con años de proceso independentista que ha desembocado en una gravísima crisis institucional. 

Este miércoles, en una entrega de premios de Foment del Treball, la principal patronal catalana, el presidente ha defendido la aplicación del artículo 155. "Hemos sido capaces de reaccionar a tiempo con los instrumentos que el Estado de Derecho pone al servicio de las autoridades cuando alguien lo amenaza" con una intervención basada en la "prudencia, proporcionalidad" y "mesura", según él. "Hemos devuelto la normalidad a la vida ciudadana", ha dicho.

Ahora, el objetivo es "restablecer en el tiempo más breve posible el autogobierno de Cataluña en toda su plenitud", algo para lo que serán decisivas las elecciones. "A partir del 21 de diciembre, una vez instalados en la normalidad y seguridad que brindan las leyes, a todos nos tocará hacer lo que esté en nuestra mano para que la confianza en Cataluña renazca", ha dicho, pidiendo a las empresas que no abandonen Cataluña.

"Hablaré con todos después de las elecciones"

Rajoy se ha mostrado dispuesto a dialogar tras las elecciones. "Después de las elecciones, más allá de lo que digan las urnas, seguiré siendo el presidente de todos y con todos hablaré", ha prometido. Eso sí, siempre que los ganadores "respeten el marco que la Constitución y la ley nos impone a todos", ha dicho en clara alusión a los dirigentes independentistas, que aspiran a conservar su mayoría absoluta.

"A los catalanes, ni hoy ni nunca les va a faltar el apoyo del Gobierno de España", ha prometido. El presidente aseguró que su visita a Barcelona se produce en "tiempos especialmente convulsos" en los que "proliferan tanto los disparates y los viajes a ninguna parte", pero que "la situación ya se va encauzando" gracias a la "seguridad jurídica" del 155, a la "previsibilidad", "la convivencia y el diálogo". 

Protestas en la calle, pero no en la puerta del acto

Es la segunda vez que el presidente visita Barcelona desde que el Gobierno aplicó el artículo 155 de la Constitución. La última fue para presentar al candidato del PP a las elecciones del 21 de diciembre, Xavier García Albiol.

En la calle esperaban algunos manifestantes y estaba convocada una protesta de taxistas, pero el cordón policial organizado por los Mossos d'Esquadra permitió la llegada con normalidad al acto del jefe del Ejecutivo. Se escuchó "Puigdemont president" gritado por un hombre que había logrado aproximarse a la puerta de la patronal, en la céntrica via Laietana. 

Los empresarios catalanes piden a Rajoy "un plan de choque"

En su discurso, Joaquim Gay de Montellà, presidente de Foment del Treball, la principal patronal catalana, pidió a Rajoy "medidas" que "incentiven" la vuelta de empresas que han trasladado fuera de Cataluña su sede social o fiscal. Gay de Montellà también reclamó "un plan de choque económico que frene las consecuencias que en el medio y largo plazo pudiera tener todo lo ocurrido en las últimas semanas". 

Para los empresarios catalanes, "hay que conducir los próximos meses desde la lealtad mutua, el diálogo constructivo y la confianza". "No hay otro camino posible que el diálogo, la negociación y el pacto", ha dicho Gay de Montellà. 

Rosell: "No construyamos edificios sin planos"

En el acto también participó Joan Rosell, presidente de la CEOE, para quien en los próximos meses habrá "casi última oportunidad para buscar soluciones, para tender puentes" y solucionar el problema catalán. Hemos tenido 40 años extraordinarios", según Rosell. Los que no quieran verlos "disfrutan con las desgracias". "No construyamos edificios sin planos", dijo después, en probable alusión a los que promueven la autodeterminación.

Entre los premiados por la patronal catalana están Ana Botín, presidenta del Santander (que no asistió al acto), Juan Antonio Samaranch (in memoriam), expresidente del Comité Olímpico Internacional, y Alfredo Molinas, expresidente de Foment del Treball. Otros reconocimientos recayeron en la Fundación Repsol, Barcelona Tech City, Mango y Roca.