Granados

Granados

España

Granados sólo reconoce el delito que podría derivarse de su cuenta en Suiza

El exconsejero de Aguirre dice que algún ministro le ha decepcionado después de 30 años de amistad y que la cárcel le ha cambiado "para bien".

Noticias relacionadas

El exsecretario general del PP y exconsejero de Presidencia de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, ha asegurado que después de pasar dos años en la cárcel le ha cambiado mucho "pero para bien". "Aprendes a ser más tolerante, a respetar otras culturas, a compartir, a sufrir en compañía de otros... para bien", ha explicado en una entrevista en la Cadena Ser.

Granados insiste en que "es inocente" y denuncia "el linchamiento mediático que ha sido más duro incluso que la prisión, que es una máquina de destruir personas".

Entre sus "amigos y compañeros de partido" ha habido también decepciones, como la de "algún ministro con una amistad de más de 30 años, con el que tenía mucha relación personal".

Entrando en materia, Granados ha insistido en que no sabe "qué es la trama Púnica" y que si existiera, "no formo parte de ella ni mucho menos". Lo único que ha reconocido "como un gran error" fue "la cuenta en Suiza".

"La abrí en el 92 y 93. Es verdad que la cerré y la forma de cerrarla fue ceder la cuenta a una persona a la que no tenía que habérsela cedido. Todo lo demás o no es verdad o es a medias", ha aclarado en referencia a su cesión a David Marjaliza.

Respecto a las transferencias que se han reflejado en el sumario, Granados insiste que era trasvase de su primera cuenta en Suiza a la segunda, que no hubo incremento de capital. "En 2014, ya reconocí que tenía 1,3 millones en esa cuenta. Cuando la cerré, el dinero lo recibí en España y ése es el que apareció en casa de mis suegros. No hay ingresos extra sino que a medida que se iban deshaciendo inversiones en un lado las pasaba a la cuenta que tenía".

De hecho, los posibles delitos fiscales de tener esa cuenta en Suiza son los únicos que asume Granados: "Reconozco que fue un grave error y que no hay que hacer lo que yo hice. Pero también quiero dejar claro que no me acogí a ninguna amnistía fiscal", ha añadido.

El problema de Aguirre, "Nacho González"

El exconsejero de Aguirre ha querido romper una lanza por su antigua jefa a la que considera "honrada" y ha asegurado que todos los problemas que ha tenido "tiene su origen en Nacho González y en su forma de entender la política, el poder y su afán por controlarlo todo".

No ha querido señalar quién es la mano negra que está detrás de lo que cree una operación contra él: "No sé si es el PP pero creo que hay que echar leña a la caldera para que se vea que se hacen cosas contra la corrupción y alguno de esos leños es el mío".

De su vida en prisión ha explicado que ha "dejado amigos en prisión y algunos de ellos para toda la vida", entre los que se encuentra un preso de etnia gitana, "que robó un raíl", un colombiano y un ruso, "ambos por delitos de drogas".