Idoia Mendia, a la entrada de un mitin.

Idoia Mendia, a la entrada de un mitin. Efe

España

Mendia se apoya en los pactos con el PNV para revalidar su liderazgo al frente del PSE

Inicia su campaña a la reelección con una  defensa del “socialismo útil” que les ha permitido compartir gobierno en las principales instituciones vascas.

Noticias relacionadas

La dirigente socialista Idoia Mendia ha iniciado este lunes su carrera a la reelección al frente del PSE-EE reivindicando lo conseguido en sus tres años de mandato. Gracias al “socialismo útil” practicado, su partido ha compensado los malos resultados electorales con la recuperación de peso y protagonismo político al convertirse en socio del PNV. Los pactos de coalición con los nacionalistas le han situado en los gobiernos de las principales instituciones y en “una fuerza central” de la política vasca. La candidata afianza en este resultado sus señas de identidad para seguir en el cargo.

“Hace tres años di un paso al frente para liderar el PSE en un escenario de incertidumbres (…) y tres años después puedo decir que el partido socialista está en la responsabilidad de todos los Gobiernos de Euskadi”, ha exhibido con orgullo Mendia, que sucedió a Patxi López en la secretaría general de los socialistas vascos en 2014.

Mendia ha elegido para arrancar su candidatura a las primarias del partido, que se celebrarán el próximo 9 de julio, un paraje del monte Artxanda (Bilbao), donde una escultura denominada La Huella recuerda a las víctimas de la Guerra Civil española y la defensa de Bilbao frente al ataque franquista. Un símbolo de “democracia y libertad”, desde el que destacar “la larga tradición” del partido en pos de la igualdad y la justicia social y su “protagonismo” a lo largo de la historia.

La candidata ha recordado su compromiso al acceder al cargo de liderar un proyecto de renovación del partido y de convertirlo en un instrumento útil para el país. Ha considerado que la aportación socialista ha permitido salir del laberinto nacionalista, cohesionar a la sociedad vasca y atender sus prioridades en materia de empleo y políticas sociales y ha pedido el apoyo de las bases para seguir por el camino emprendido.

“Somos el socialismo útil, la izquierda real, la referencia de progreso para todos los ciudadanos y ciudadanas de Euskadi. Y así debemos seguir en los próximos años. Ganando terreno. Reforzando el papel institucional, Ampliando nuestra base social. Continuar, también, en la renovación y reactivación de las estructuras internas del Partido”, ha subrayado Mendia.

UN ÚNICO OPONENTE

A menos de un mes de la celebración de las primarias la sucesora de Patxi López no parece tener excesivos problemas para revalidar su liderazgo. Tiene el apoyo del aparato que dirige, es aceptada por Ferraz y su único oponente, Unai Ortuzar, secretario general de la agrupación vizcaína de Lemoa, puede tener dificultades para conseguir los 528 avales necesarios para su candidatura. Si no los logra, y a diferencia de 2014 donde sí se realizó la votación pese a haber una única candidata, las primarias no tendrían lugar. El proceso, con todo no concluirá hasta el Congreso, previsto para el 30 de septiembre.

Ortuzar, exconcejal de Lemoa, se presenta con el documento “Sí es sí. Por una nueva socialdemocracia” con el que Pedro Sánchez triunfó en las primarias del PSOE. Hizo campaña activa por el nuevo secretario general del partido, pero sin embargo no cuenta en el País Vasco con el apoyo del considerado como 'sector sanchista', que no discute el liderazgo de Mendia ni los pactos con el PNV, como hace Ortuzar.

Y es que Mendia y la Ejecutiva del PSE-EE siempre han mostrado su sintonía con Pedro Sánchez. Lo apoyaron en su lucha interna dentro del partido y compartieron su estrategia del “no es no” y de no avalar al Gobierno de Rajoy, hasta que Patxi López decidió competir por la secretaria general y se alinearon con su exsecretario general. El País Vasco fue la única comunidad autónoma donde se impuso López y aún así la militancia alavesa optó mayoritariamente por Sánchez y en Bizkaia la diferencia se tradujo en 144 votos.

Lo ha repetido este lunes pero ya al día siguiente de las primarias la propia Mendia puso fin a cualquier especulación sobre su posición al mostrar su respaldo al nuevo secretario general. “Ahora la unidad y la lealtad es una obligación”, aseguró marcando de forma inequívoca el camino por el que pretende transitar desde la dirección del partido, a la que se dedica en exclusiva al no haber querido entrar para no dispersarse en el Gobierno vasco.

LOS PACTOS CON EL PNV

Los sectores que apoyaron a Sánchez en el País Vasco no cuestionan su reelección ni presentan un candidato alternativo. “El cambio en Euskadi pasa por alinearse con Sánchez y trabajar por su proyecto socialdemócrata, no por cambiar de liderazgo", asegura a EL ESPAÑOL un conocido sanchista.

“Los acuerdos con el PNV no se van a cuestionar a corto plazo, aunque sí hay que revisar algunos aspectos para que el PSE-EE pueda marcar perfil propio en determinados temas como la revisión de los perfiles lingüísticos, la renta de garantía de ingresos, la pobreza o la exclusión”, añade.

Las políticas sociales son una de las banderas que Mendia ha alzado este lunes como una de las “garantías” que frente a Podemos ofrece “la izquierda posible” que ella predica. Garantías que ha extendido al “progreso y la convivencia en Euskadi”, al empoderamiento de la mujer y a que las políticas públicas se centren “en lo que de verdad importa”, una forma de poner en valor sin señalar demasiado el papel de dique de contención a los excesos nacionalistas que el PSE-EE considera que ejerce a través de sus alianzas con el PNV.

Su rival, el exedil de Lemoa Unai Ortuzar discrepa de raíz con su punto de partida. Considera, por el contrario, que el pacto PNV-PSE-EE, alcanzado de forma “poco transparente” y sin preguntar a las bases, “chirría” a la militancia, que tendría que ser consultada para la adopción de todas las decisiones políticas importantes.

Durante la recogida de avales, que comienza el 19 de junio, se verá si sus tesis reciben o no el apoyo suficiente para pasar el primer filtro, aunque por el momento no está dispuesto a rendirse. Su candidatura, Berritu, ha pedido la nulidad de los comités nacionales y provinciales del PSE-EE que convocaron las primarias y los congresos tanto del País Vasco como de sus tres territorios.

La petición la ha cursado ante la Comisión de Ética y Garantía del PSOE el portavoz de Izquierda Socialista en Euskadi, Francisco Álvarez Barral. Su argumento es que la cortedad de los plazos está diseñada para impedir la posibilidad de que cuajen alternativas a las direcciones actuales. Incide, igualmente, en la desigualdad de oportunidades de una y otras durante el proceso.

RENOVACIÓN TERRITORIAL

El PSE-EE que salga del Congreso de septiembre tendrá que afrontar el reto de las elecciones locales y municipales de 2019. Llegar a ellas con estructuras “renovadas” y un proyecto “claro y definido” que les permita sumar votos y recuperar alcaldías es el objetivo de Mendia, al que deberán dedicarse también las direcciones de cada uno de los tres territorios vascos, también en proceso de renovación y donde se prevén mayores tensiones internas que en la Ejecutiva del País Vasco.

En Álava el alcalde de Iruña de Oca, Javier Martínez, disputará la secretaría general a Cristina González y en Bizkaia Julián Celaya, miembro de la plataforma de Unai Ortuzar, competirá con Mikel Torres, uno de los pocos alcaldes socialistas en el País Vasco. En Gipuzkoa, se retira Iñaki Arriola, consejero del Gobierno de Urkullu , y sólo Eneko Andueza aspira a sucederle.