Pablo Iglesias y Monica Oltra se besan y se abrazan ante la mirada de Errejón.

Pablo Iglesias y Monica Oltra se besan y se abrazan ante la mirada de Errejón. Kiko Huesca Efe

España CONGRESO

Oltra cuestiona la moción de censura de Pablo Iglesias

Compromís irrita a Podemos con su anuncio y se acerca al nuevo PSOE de Pedro Sánchez. 

La moción de censura de Podemos contra Mariano Rajoy pierde fuerza. Este jueves Compromís se desmarcaba de la iniciativa parlamentaria de Pablo Iglesias y se acercaba al nuevo PSOE de Pedro Sánchez. La actitud de Mónica Oltra y los suyos ha irritado a los dirigentes de la formación de los círculos, que no conocían este cambio de estrategia y que ven cómo menguan los apoyos a su propuesta estrella. Bildu y ERC respaldarán la moción de censura y parece que Compromís también la apoyará en el Congreso, si bien Oltra cuestionaba que sea el momento oportuno para presentarla. 

Para sorpresa de los oyentes y disgusto de los líderes de Podemos, Oltra decía en una entrevista radiofónica en Onda Cero que Iglesias y los suyos deberían "aplazar" la moción de censura hasta después de mantener un diálogo con Sánchez. "La idea no es claudicar", argumentaba la vicepresidenta de la Generalitat valenciana. "La idea es presentarla en otro momento, cuando tenga probabilidad de salir adelante"

Mejorar las relaciones PSOE-Podemos

Un par de horas después, el portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, insistía en esta tesis y desvelaba que, en efecto, no habían comunicado a Podemos este giro en su estrategia. La propuesta del partido valenciano va en la línea de mejorar el entendimiento entre Podemos y el PSOE. No puede olvidarse que Compromís es socio de Gobierno que encabeza el socialista Ximo Puig en la Comunidad Valenciana. 

El problema, desde la óptica de Podemos, es que este viraje de Compromís da muestras de la debilidad de la iniciativa estrella de Iglesias y sus correligionarios. Es evidente que la moción de censura está condenada al fracaso, sí, pero el partido de los círculos ya cuenta con ello y, de hecho, apuesta por "ganar en la sociedad" lo que perderá en el Parlamento, para ubicarse en el tablero político como única alternativa al PP

Enfado en Podemos y sus socios

El golpe de efecto de Compromís debilita la estrategia de Podemos y sus confluencias (En Marea, En Comú e IU). Ahora mismo, solo es seguro que Bildu, ERC y Compromís respaldarán la moción de censura el próximo 13 de junio en el Congreso de los Diputados. El PSOE ya ha dejado claro que no se sumará a la iniciativa pese a la invitación que le hizo Podemos para retirar su moción si los socialistas presentaban otra. 

Podemos tiene ahora mismo más complicado esparcir la idea de que "las fuerzas del cambio" respaldan la moción de censura contra Rajoy. Este problema estratégico, sumado a que Compromís no informase previamente de su intención de cuestionar la moción, ha generado en el seno de Podemos un enfado tan serio como evidente.

Este jueves Iglesias no tenía programadas intervenciones en medios. Así, se centraba en publicar mensajes en las redes sociales para defender la "urgencia" de la moción de censura, más allá de lo que digan los números de la aritmética parlamentaria. Por ejemplo, se hacía eco de las declaraciones de Antón Gómez-Reino, portavoz de En Marea, que dijo en Al rojo vivo que le había sorprendido la actitud de Compromís y vertía algunas críticas contra Compromís, como la de "parecer más preocupado por lo orgánico que por crear la gran alternativa al PP". 

En esa línea, Rafael Mayoral, uno de los más estrechos colaboradores de Iglesias, apelaba también a la "urgencia" para "acabar con esta situación de excepcionalidad democrática" -la corrupción- y "echar al PP cuanto antes". Palabras que muestran el malestar de Podemos con Compromís.