José Antonio Nieto y José Enrique Fernández de Moya, en el centro.

José Antonio Nieto y José Enrique Fernández de Moya, en el centro.

España GUERRAS PROVINCIALES

Dos secretarios de Estado se aferran a la doctrina Cospedal para seguir al frente del PP en sus provincias

Los estatutos prohíben que un líder provincial sea a la vez un alto cargo del Gobierno.

Ana I. Gracia
El modelo Cospedal, ostentar más de un cargo de responsabilidad, ha creado un precedente en el Partido Popular que va a levantar más de un dolor de cabeza en Génova. Dos secretarios de Estado, el de Hacienda (José Enrique Fernández de Moya) y el de Seguridad (José Antonio Nieto) quieren seguir siendo presidentes del PP de Jaén y Córdoba respectivamente una vez que se celebren los congresos provinciales. Pero una enmienda introducida en los estatutos en el cónclave nacional lo prohíben. 
El reglamento actual del partido recoge expresamente que el cargo de presidente provincial solo es compatible con cargos locales o provinciales en parlamentos autonómicos o en el Senado. Sin embargo, tanto Fernández de Moya como Nieto pueden alegar ante la dirección nacional del partido el pluriempleo de la ministra de Defensa para conseguir la autorización que necesitan para poder presentarse a sus respectivos congresos. 
Cuando se celebren todos los congresos regionales y comiencen los provinciales, los interesados tendrán que pedir por escrito que su caso es excepcional a la Oficina del Cargo Popular, un organismo autónomo para dirimir conflictos internos que Génova todavía no ha creado. Los miembros de este ente tendrán que elaborar un informe sobre cada caso y elevarlo al Comité Ejecutivo Nacional, que es el que en última instancia tendrá que levantar el veto o cumplir escrupulosamente con los estatutos.  
En Génova hay división de opiniones sobre qué camino se debe seguir. En una corriente se localizan los que dicen que los estatutos están para cumplirlos y el régimen de incompatibilidades debe ser sagrado. En el bando contrario están los que señalan con el dedo a Cospedal para hacer lo mismo. "Si ella pudo compaginar tres funciones tan relevantes como secretaria general del PP, ministra de Defensa y presidenta del PP de una región, ¿por qué otra persona no va a poder compaginar simplemente dos?", se preguntan.
Quienes conocen a Rajoy reconocen que el presidente se enfrenta a "otro lío interno" que creen que resolverá de la misma manera que con Cospedal: "Dejándoles repetir". Sin embargo, los mismos que entienden que es "normal" que lo pidan "si otras" -la ministra- "lo ha hecho", se sienten desesperanzados porque las normas internas del partido no funcionen. "Se acaban de aprobar y ya se están saltando. Es desesperante", reflexionan. 
El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, es uno de los que han defendido con mayor firmeza la máxima de una persona, un cargo. De hecho, el rival de Susana Díaz siempre ha defendido la dedicación y exclusividad y no se descarta de que en el cónclave regional algún compromisario también aborde este asunto. Fuentes internas al partido en Andalucía vaticinan que "habrá guerra" por el control provincial y nadie apuesta por un claro vencedor. "Habrá que esperar a ver cómo se desarrolla primero el regional".