El joven compromisario junto con Cristina Cifuentes.

El joven compromisario junto con Cristina Cifuentes.

España CONGRESO NACIONAL DEL PP

El compromisario más joven del PP prefiere Cifuentes a Rajoy

"Es sensata, nueva y le daría otra vida al partido", asegura Tòbal Pons, de 19 años y árbitro de fútbol.

Cuando Luisa Fernanda Rudi presentó el 18 de enero el congreso nacional que el PP celebra el próximo fin de semana solo destacó dos nombres de los 3.128 compromisarios que participarán en el cónclave: el de la compromisaria más longeva, la canaria María Teresa Alba Hernández (84 años) y el del balear Tòbal (Cristóbal) Pons Sintes, que descubrió por una llamada de EL ESPAÑOL que es el delegado más joven (19 años).

Estudiante de Segundo de Bachillerato, de Mercadal, un municipio de 5.000 habitantes de la isla de Menorca, Tòbal todavía no tiene muy claro su futuro. Le gustaría ser mecánico "de aviones o de barco" y, a pesar de que se afilió a Nuevas Generaciones en 2015 "porque tenía un amigo que ya lo era", nunca ha pensado en dedicarse a la gran política.

Confunde a Soraya con Cospedal

Se considera a sí mismo un buen estudiante. "En la ESO saqué notazas", confiesa en una entrevista telefónica con EL ESPAÑOL. Sin embargo, el último curso antes de la Selectividad se le atragantó y tuvo que repetir. A una semana de intervenir en el congreso nacional, tampoco aprobaría hoy un examen de conocimientos básicos del Partido Popular.

Preguntado por este periódico, respondió que Soraya Sáenz de Santamaría era la secretaria general del partido mientras que se mostraba convencido de que María Dolores de Cospedal había gobernado Castilla y León. Eso sí, suelta de carrerilla los nombres de tres de los cinco vicesecretarios del partido: Javier Maroto, Pablo Casado y Fernando Martínez-Maillo, aunque de éste último piensa que también es portavoz, sin especificar de qué.

Cooptado en una comida

Tòbal confiesa abiertamente que a él le ofrecieron ser compromisario en una comida de Navidad con la junta local del PP y no en urna, como indican los estatutos del partido que tienen que elegirse los compromisarios. "Me preguntaron si quería ir. Nos hacía ilusión a todos", reconoce.

El menorquín ejerció por primera vez su derecho a voto en las elecciones del 20 de diciembre y, aunque nunca ha visto en persona a Mariano Rajoy, cree que ha sido "un hombre muy honesto y muy sensato". Sin embargo, le reprocha que durante los años que ha gobernado haya "dejado de lado" a los jóvenes. "Preferiría que nos escuchase más, porque creo que nos trata de marionetas".

"Buen presidente, pero..."

A pesar de esta crítica, Tòbal dice que Rajoy es "un buen presidente", aunque si de él dependiese haría una renovación en la presidencia del partido en este congreso: "Me gustaría que hubiera otro presidente nacional". En su lugar de Rajoy, colocaría a Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, a la que conoce en persona porque "vino a mi pueblo en agosto". "Es sensata, nueva, le daría otra vida al partido", añade.

Aficionado a "salir con mis amigos" y a ejercer como árbitro de fútbol, viajará por cuarta vez en su vida a Madrid para participar en un congreso que se pagará de su bolsillo: "120 euros el vuelo y 100 euros el hotel, ¡a ver qué pasa con las comidas!". Asistirá a dos ponencias: la de estatutos que dirige Fernando Martínez-Maillo y la económica que organiza Javier Arenas. Pero no ha presentado ninguna enmienda, ya que es la "primera vez que asisto a un evento de estas características" y prefiere ver "cómo funciona".

Iglesias, mal; Rivera, bien

Partidario de que los miembros de la cúpula sean elegidos a través del sistema de un militante, un voto, el joven menorquín reconoce que en el caso de que esta fórmula se llegue a debatir en el congreso, preguntaría antes a sus compañeros qué votarían antes de respaldar la enmienda. No es partidario de regular la maternidad subrogada en España porque le parece "un atentado contra las mujeres".

Sobre los líderes políticos más jóvenes del Parlamento, califica a Pablo Iglesias de "demagogo" y habla de Albert Rivera como “un chaval joven que tiene unas ideas nuevas sobre política en general y que trató temas de corrupción muy bien”. Sobre el congreso nacional al que acude tiene muy claro cómo le apetece que acabe: “Me gustaría que saliese una nueva manera de ver España”.