Una bolsita de heroína en una imagen de archivo.

Una bolsita de heroína en una imagen de archivo. Getty Images

España Para una red turco-albanesa

Un hermano del doctor del Madrid Arena, detenido por guardar heroína en su chalet

José María Viñals está acusado de prestar su chalet como almacén para los alijos de una red desarticulada con 29 detenciones.

Alejandro Requeijo Daniel Montero

José María Viñals Pérez, hermano del doctor del Madrid Arena, ha sido detenido este jueves en el marco de una macrooperación de la Guardia Civil contra una red internacional de narcotraficantes. Según han informado a EL ESPAÑOL fuentes de la investigación, este médico jugaba un papel clave en el entramado al prestar su casa a la red para almacenar grandes cantidades de droga.

De 68 años de edad, este experto en cirugía del aparato digestivo, ha sido arrestado en la denominada ’operación Galeaza’ junto a otras 28 personas. En concreto está acusado de un presunto delito de cooperación con organización y grupo criminal. El apellido Viñals se vio implicado ya en la tragedia del Madrid Arena en el que murieron cinco chicas por las avalanchas en una macrofiesta la noche de Halloween de 2012.

El hermano del detenido hoy, Simón Viñals Pérez, encabezaba el equipo médico contratado para la ocasión junto a su hijo, Carlos. Ambos fueron llevados a juicio acusados de homicidio por imprudencia grave. La Fiscalía pidió para ellos un año y medio de cárcel. Finalmente resultaron absueltos.

El chalet en El Plantío

Ahora, otro miembro de la familia se ha vuelto a ver inmerso en una investigación. Según las fuentes consultadas por este periódico su casa, ubicado en la carretera de El Plantío, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca, servía de escala para la droga antes de ser trasladada hasta Galicia, donde se ha desarrollado el grueso del operativo. Además de Madrid, los arrestos han tenido lugar en Orense y Pontevedra.

La red estaba compuesta principalmente por ciudadanos turcos, albaneses y españoles. Pertenecían a una organización criminal dedicada al tráfico de heroína procedente de los Balcanes, Turquía y Holanda que operaba a nivel internacional. Además han tenido lugar 18 registros donde, por el momento se han intervenido 16 kilogramos de heroína de gran pureza, sustancias de corte, útiles para la adulteración,  manipulación y envasado del estupefaciente, prensa hidráulica, moldes.

En Pontevedra contaban con un laboratorio donde presuntamente se adulteraba y envasaba la droga y donde se han intervenido 35.000 euros en efectivo, una pistola con munición, 11 vehículos de alta gama dotados algunos de ellos de dobles fondos para el traslado de la droga, material electrónico de comunicaciones y documentación relacionada con los hechos investigados.

Abastecían a toda la comarca

“Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia en Pontevedra de una organización que podría estar abasteciendo de heroína a toda la comarca gallega”, según el comunicado emitido por el Instituto Armado, donde se destaca entre los arrestados un narcotraficante turco, prófugo de la Justicia española sobre el que pesa una condena de 14 años de prisión “y un cirujano madrileño que ocultaba en su chalet de Madrid parte de la droga introducida en España”, en alusión al doctor Vilñals.

Una vez identificados los integrantes de la red, fueron sometidos a una discreta vigilancia, averiguando que se proveían de la heroína a través de tres organizaciones turco-albanesas, asentadas en Madrid y Orense, encargadas a su vez de la introducción en España de grandes cantidades de heroína procedente de los Balcanes, Turquía y Holanda. Igualmente, durante la fase de investigación, los agentes localizaron en Vigo (Pontevedra) un laboratorio donde los narcos gallegos  ocultaban, adulteraban y envasaban el estupefaciente antes de ser distribuido.

Durante las vigilancias, los investigadores detectaron que la heroína era trasladada de un punto a otro, oculta en dobles fondos practicados en sus vehículos. Esta estructura delictiva, en sus reuniones, adoptaba importantes medidas de seguridad (contravigilancias en sus movimientos, utilización de identidades falsas, etc.), con el fin de evitar, o detectar, su posible control por parte de algún Cuerpo de Seguridad. Una vez identificados todos los miembros de la red y lugares de residencia, se procedió a la detención de a 29 integrantes.

La operación ha estado dirigida por el Juzgado número 3 de Cangas do Morrazo (Pontevedra) y coordinada por el Fiscal Antidroga de la misma provincia, ha sido desarrollada conjuntamente por el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Pontevedra, y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Madrid, contado igualmente con la colaboración, en la fase de explotación del Servicio Cinológico y otras Unidades del mismo Cuerpo de Madrid, Ourense y Pontevedra.