Gran Vía, peatonalizada.

Gran Vía, peatonalizada. Efe

España

Carmena incluirá la Gran Vía en sus ‘referéndum’ de febrero

El Ayuntamiento preguntará a los madrileños por las aceras, los pasos de peatones, las plazas traseras y el transporte público.

Aunque ya han llegado las papeletas de las consultas que se celebrarán en Madrid entre el 13 y el 19 de febrero, Carmena maniobrará para incluir la reforma de la Gran Vía en estos días de votación. El delegado de Participación, Pablo Soto, ha informado de que "se aprovechará" la gran consulta ciudadana de febrero para que los madrileños opinen.

En concreto, los puntos sobre los que podrán decidir los ciudadanos serán cuatro: aceras, pasos de peatones, plazas traseras y transporte público. Con este movimiento, Carmena da un paso más en su proyecto de peatonalizar la arteria centenaria antes de que acabe la legislatura.

Hasta ahora estaba previsto que los madrileños pudieran votar acerca de la reforma de la Plaza de España, el billete de transporte único y la posibilidad de hacer de Madrid una ciudad 100% sostenible. A pesar del envío realizado, la Gran Vía tendrá su hueco y será una de los asuntos a dirimir en esta consulta que esta vez canalizará el voto a través de tres plataformas: la respuesta a la carta recibida, las urnas físicas que se instalarán y el portal online Madrid Decide.

La inclusión de la Gran Vía en los 'referéndum' de febrero no sorprende, teniendo en cuenta que Pablo Soto, el concejal de Participación, ha apostado varias veces, también en su última entrevista con este periódico, por reunir las consultas y así "no volver locos a los ciudadanos". "No se trata de estar votando todo el día, sino de agrupar procesos".