Fútbol

Guerra Madrid - Barça por Lenglet

Real Madrid y Barcelona buscan central para la próxima temporada. En el club blanco todo apunta a que dirá adiós Vallejo, mientras que las dudas sobre la continuidad de Umtiti en Can Barça provoca que se sondee el mercado. Lenglet se ha convertido en el favorito de los eternos rivales.

27 marzo, 2018 16:20

Noticias relacionadas

La ventana de transferencias estival está a la vuelta de la esquina. Quedan dos meses para el final de la temporada, después llegará el Mundial de Rusia y con todo ello los movimientos entre los diferentes clubes. El Real Madrid acudirá al mercado de verano después de dos campañas sin grandes fichajes. Se esperan incorporaciones en todas las líneas. En lo que respecta a la defensa, el club blanco busca un central que ocupe la plaza de Vallejo, quien será el protagonista de una nueva cesión -después de jugar la campaña pasada en el Eintracht de Frankfurt-.

En el Santiago Bernabéu buscan un central con experiencia que esté a la altura de tres pesos pesados como son Varane, Sergio Ramos y Nacho. Ahí es donde entra en juego el nombre de Clément Lenglet. Como ya ha adelantado El Bernabéu, el defensa francés se ha convertido en la primera opción para la 2018/2019. El jugador conoce ya la liga española y es considerado como un central de presente y de futuro a sus 22 años. Además, su precio seduce, ya que tiene una cláusula de rescisión fijada en 30 millones de euros. El Sevilla quiere retenerle y pretende renovarle con la consecuente subida de cláusula.

GUERRA CON EL BARÇA

El conjunto blaugrana también ha mostrado su interés en Lenglet. Las dudas sobre una posible salida de Umtiti en verano aumentan con el paso de los días, sobre todo después de que el propio jugador pasará palabra al ser preguntado por una posible renovación. El internacional galo quiere firmar un contrato al alza y el Barcelona no está dispuesto a mantener al defensa en sus filas a cualquier precio. Por todo ello, en Can Barça estudian el fichaje de Clément Lenglet, algo que provocaría un nuevo clásico del verano: la lucha entre los dos eternos rivales por un jugador.