El trabajo de Zinedine Zidane en el Real Madrid desde que regresó al banquillo hace casi un año está dando sus frutos, aunque todavía necesita poner la guinda a su gran obra. Esta traca final se traduce en títulos. Los mismos que marcarán el éxito o el fracaso de un proyecto ambicioso que se inicio el pasado verano.

Noticias relacionadas

Los blancos empezaron 2020 ganando un título, al conquistar la Supercopa de España en Arabia Saudí. Sin embargo, desde la temporada 2017/2018, la última de la primera etapa del técnico francés en Concha Espina, el Real Madrid no sabe lo que es ganar uno de los tres grandes títulos anuales que disputa. 

Kiev fue el cierre a la que posiblemente sea la etapa más vertiginosa y gloriosa, al menos en materia de títulos, de la historia del fútbol. Tres Champions consecutivas que se tornaron como una gesta icónica que gana fuerza conforme pasan los años. Pero ahora Zidane quiere devolver al Madrid a la senda del éxito y para eso necesita resultados de aquí a final de temporada.

La dinámica hasta el momento es positiva, con el equipo clasificado para octavos de final de la Champions y reinando en Liga como líder en solitario. La eliminación de la Copa del Rey ante la Real Sociedad fue un imprevisto que sentó como un jarro de agua fría, pero la concentración ya está puesta en los otros dos 'majors' de la temporada.

En busca de la Champions

El curso empieza a coger velocidad después del partido que los blancos jugarán este domingo (21:00 horas) ante el Celta de Vigo en el Santiago Bernabéu. A partir de ahí, el 26 de febrero llega la Champions y el 1 de marzo El Clásico. Dos fechas claves en el calendario que aumentarán el ritmo de competición.

Rodrygo y Neymar, en el Real Madrid - PSG de la Champions League Reuters

En apenas tres meses el Real Madrid se juega todo el éxito del primer año de proyecto de Zidane. A día de hoy, seis partidos separan a los blancos de llegar a la Champions de Estambul 2020. Uno más para intentar levantar el título. Y es que dos años después de haber conseguido su último título continental ante el Liverpool, el hambre sigue intacta en los aledaños de Concha Espina. 

El Manchester City será la primera piedra en el camino que tendrá que sortear Zidane, pero la dificultad ira in crescendo. Los octavos de final ya empiezan contra un rival de entidad como son los de Pep Guardiola, por lo que el equipo deberá mostrar su mejor versión desde el primer día. No hay treguas en Europa.

La Liga, un sueño de Zidane 

Lo que posteriormente vendrá en Liga no será un camino de rosas, ya que el Real Madrid tendrá que torear en plazas complicadas y recibir a dos de los rivales más complicados del campeonato. 

La Liga se puede ganar en territorio vasco esta temporada. Y es que San Mamés (Athletic Club) y Anoeta (Real Sociedad) serán dos feudos que los blancos deberán visitar en los próximos meses. Dos equipos complicados de por sí, pero más aún ante su público. 

Karim Benzema

Además, Valencia y Barcelona aún tienen que viajar a Madrid para jugar en el Santiago Bernabéu. Probablemente sean los dos partidos en los que se pueda decidir buena parte del campeonato, por lo que se trata de dos finales ineludibles para los de Zidane. 

En total: 11 citas de alto voltaje. La final número 12 son los otros once partidos de Liga que le quedarían al equipo. Celta, Levante, Betis, Getafe, Alavés, Granada, Leganés, Eibar, Mallorca, Espanyol y Villarreal ya esperan a los blancos. El Madrid no debe perder de vista los encuentros teóricamente más asequibles, ya que serán claves en una competición tan ajustada.

[Más información: El duro camino de Casemiro hacia el éxito: de no tener donde dormir a galáctico del Real Madrid]