James Rodríguez no está atravesando por una temporada sencilla. Desde que volvió el pasado verano a la casa blanca luego de dos campañas cedido en el Bayern Múnich, se puso en entredicho su continuidad en el Real Madrid más allá del cierre del mercado de fichajes. Sin embargo, el futbolista continuó en el equipo y se abrió ante él una nueva oportunidad para poder al fin triunfar del todo en el conjunto merengue.

Noticias relacionadas

Desde que comenzó en curso, James no ha acabado de tener continuidad a las órdenes de Zidane. En lo que se refiere a La Liga, el futbolista no juega un partido desde el pasado 19 de octubre. Precisamente el duelo en el que los blancos cayeron contra el Mallorca en Son Moix y que supone hasta la fecha la única derrota en el campeonato doméstico del Real Madrid.

Molestias, lesiones confirmadas o por decisión técnica. Varios han sido los motivos que han mantenido al colombiano fuera de La Liga desde ese mes de octubre. Su balance no ha sido muy diferente en el resto de competiciones. Solo dos presencias en la Champions League de seis posibles, con 81 minutos disputados en el torneo continental.

James Rodríguez, en un partido del Real Madrid Instagram (@jamesrodriguez10)

En la Supercopa de España, sí que tuvo minutos contra el Valencia en semifinales (13), pero se quedó en el banquillo en la final contra el Atlético de Madrid. Mientras que en la Copa del Rey sí que ha tenido más protagonismo con 215 minutos disputados de los 270 posibles. Precisamente fue en el último duelo copero, contra la Real Sociedad, en el que se tuvo que quedar en vestuario por unas molestias que volvieron a dejarle KO.

El problema de James

El colombiano volvió a caer lesionado. James Rodríguez arrastra unas molestias que le han dejado fuera de la última lista y que pone aún más complicada su continuidad en el Real Madrid más allá del mes de junio. El pasado verano ya se especuló con un posible adiós, siendo los equipos de Italia los más interesados en poder contar con él en sus filas.

La nueva generación viene pisando fuerte y a eso se suma el buen momento por el que atraviesa Isco y el regreso de Hazard a los planes de Zidane. Las opciones de James para tener minutos importantes se diluyen por todos estos factores, mientras en el Real Madrid van construyendo el proyecto del futuro con jugadores cada vez más jóvenes.

Un más que posible adiós

Salvo sorpresa mayúscula, esta será la última temporada del cafetero en el club blanco, al que llegó en el verano del 2014, pero en el que ha ido de más a menos hasta el punto de ser un teórico suplente o descarte de Zidane. El futbolista siempre ha mantenido que quiere triunfar en el Real Madrid, pero lo cierto es que su poco protagonismo conduce a la rampa de salida del Santiago Bernabéu.

James Rodríguez contra el Levante REUTERS

James Rodríguez sigue manteniendo un buen cartel por toda Europa. Distintos clubes de Inglaterra o Italia le harían hueco en sus planteles e incluso se ha llegado a hablar en alguna ocasión porque su futuro pase por el Parque de los Príncipes del Paris Saint-Germain.

[Más información - James y su último tren en el Real Madrid: todo o nada con Zidane]