El futuro de Gareth Bale (Gales, 29 años) es ahora mismo una incógnita. El Real Madrid ha puesto al delantero en el mercado, pero no tiene intención de regalar a un jugador por el que pagó 92 millones de euros en 2014.

Noticias relacionadas

En el club blanco consideran más que amortizado al galés. A pesar de que su rendimiento esta temporada no ha sido el esperado, el de Cardiff ha sido una pieza clave para conseguir cuatro de las últimas cinco Champions. Bale marcó el segundo gol del Real Madrid en Lisboa e hizo un doblete para levantar 'La Decimotercera' en Kiev.

Además de la chilena contra el Liverpool, Bale ha conseguido otros tantos importantes como el que dio la Copa del Rey en Mestalla ante el Barcelona en 2014. Por tanto, tanto deportivamente como económica es un fichaje más que amortizado. Sin embargo, el Real Madrid no tiene intención de rebajar sus pretensiones por el traspaso de un jugador que está entre los mejores del mundo. 

En un mercado con una gran inflación, la entidad presidida por Florentino Pérez considera que el precio de Bale está al menos en la misma cantidad que costó al Real Madrid en el verano de 2013. Por tanto, el galés solo abandonará la capital de España si llega una oferta que ronde los 100 millones de euros. 

El deseo de Bale, ¿realidad o estrategia?

Zidane tiene a Bale en la lista de transferibles, aunque Jonathan Barnett, agente del jugador, ha asegurado que el '11' quiere seguir vistiendo la camiseta blanca. El extremo tampoco quiere rebajar su ficha, que asciende a unos 15 millones de euros netos al año. Este sería el principal problema de Bale para firmar por un nuevo equipo. 

El Manchester United es el favorito para hacerse con los servicios del galés. Siempre ha sido uno de los objetivos de los diablos rojos e incluso podría entrar dentro de la 'operación Pogba'. Eso sí, la tasación será la que haga el Real Madrid. 

Bale en un partido del Real Madrid Reuters

Las palabras de Barnett sobre el futuro de Bale en la entidad merengue parecen más una estrategia para abaratar el traspaso y conseguir el mejor sueldo posible a su representado que un deseo real. Sin embargo, en el Madrid lo tienen claro: no regalarán a Bale. 

Por tanto, o Barnett consigue una oferta que esté alrededor de los 100 millones de euros o Bale será la próxima campaña un suplente de lujo en el Real Madrid. El Santiago Bernabéu sentenció el pasado domingo al galés y la pelota ahora está en el tejado de Bale y Barnett. 

[Más información: 'Operación Pogba': Bale, Varane y Kroos interesan al Manchester United]