Los jugadores del Villarreal celebran el gol del empate de Santi Cazorla

Los jugadores del Villarreal celebran el gol del empate de Santi Cazorla REUTERS

Fútbol VILLARREAL 2-2 REAL MADRID

Cazorla regala carbón al Real Madrid en La Liga

El primer compromiso del Real Madrid en La Liga en 2019 tenía una vital importancia para el conjunto blanco. El encuentro, aplazado por la disputa del Mundial de Clubes que ganaron los merengues, era de triunfo obligado para el equipo de Solari si quería mantener el pulso con el Barcelona y no 'abandonar' el campeonato antes de tiempo. [Narracción y estadísticas: Villarreal 2-2 Real Madrid]

Casemiro fue la única novedad del que ya se ha convertido en el once de gala de técnico madridista. El brasileño entró por primera vez tras regresar de la lesión por la baja de un Marcos Llorente que estaba viviendo su mejor momento con la camiseta blanca.

Enfrente, un Villarreal en puestos de descenso y que con Luis García Plaza como nuevo entrenador había empatado en su debut liguero ante el Huesca. Las urgencias apretaban a un equipo amarillo que no anda acostumbrado a lidiar con la presión de la parte baja de la clasificación.

Acción y reacción en un inicio loco

El Villarreal hizo de esa necesidad una virtud y comenzó apretando tanto al Real Madrid que consiguió adelantarse en un abrir y cerrar de ojos. Cazorla, en el minuto 4, aprovechaba un boquete en el flanco derecho de la zaga blanca para ponerla con rosca en el palo largo de la portería defendida por Courtois

Antes del gol del renacido asturiano, Samu ya había avisado a los merengues en una ocasión que salvó milagrosamente con el pie el portero belga del Madrid. Los de Solari necesitaban cambiar rápidamente y respondieron al mazazo del submarino amarillo con el empate solo tres minutos después.

Una buena combinación entre Carvajal y Lucas Vázquez dejó en ventaja al gallego en la banda y este no dudó en poner un centro medido a la cabeza de Benzema. El francés, en posición de '9' puro, puso las tablas en el luminoso del Estadio de la Cerámica con un gran testarazo.  

El Real Madrid se fue haciendo poco a poco con el dominio del encuentro y desplegando un buen fútbol, sobre todo con un Benzema que volvía a demostrar su buen momento. La superioridad merengue encontraría su premio en el minuto 20 con un nuevo tanto para culminar la remontada en un inicio de partido loco. 

Varane celebra con sus compañeros el segundo gol del Real Madrid ante el Villarreal

Varane celebra con sus compañeros el segundo gol del Real Madrid ante el Villarreal REUTERS

Kroos pone una falta lateral en el segundo palo y Varane se eleva sobre Cáseres para con un cabezazo suave, pero muy colocado, superar a un Asenjo que quizá pudo hacer más. El equipo de Solari realizaba un gran cuarto de hora que le servía para ponerse por delante en el marcador ante un Villarreal que sufría, sobre todo, cuando los blancos corrían al contraataque. 

El peligro del Villarreal estaba en Samu. El joven futbolista estaba siendo un dolor de cabeza a la espalda de Marcelo y el equipo amarillo, que se recuperó en el último tramo de la primera parte, recuperaba la cara al duelo con un fútbol atractivo y de toque. 

Nueva lesión de Bale

La mala noticia para el Madrid, más allá de los buenos minutos de los de Luis García Plaza, fue la nueva lesión de Bale. El galés se dolió del gemelo izquierdo y, aunque intentó forzar hasta el descanso, tuvo que ser sustituido a la vuelta de vestuarios por Isco

La segunda mitad comenzó muy abierta, con acercamientos a las dos áreas. Sin embargo fue cumplida la primera hora cuando el Villarreal tuvo dos grandes ocasiones consecutivas para neutralizar la ventaja merengue. Víctor Ruíz y Gerard Moreno no encontraron la portería de Courtois, pero se quedaron muy cerca. 

Contraatacó el Madrid con una oportunidad inmejorable de Lucas Vázquez que, tras romper a la defensa, no supo definir solo ante Asenjo. El guardameta desvió con el cuerpo lo que era la sentencia blanca en un bonito y vistoso encuentro para el aficionado. 

El cuento de Navidad de Cazorla

El fútbol de los de Solari fue menguando desde la salida de Modric por Valverde. El técnico argentino ganó en solidez defensiva, pero perdió en toque e imaginación. El Villarreal avisaba al Madrid de que todavía quedaba mucho por batallar en el Estadio de la Cerámica. 

De hecho, en el minuto 82, respondería a las largas posesiones blancas para intentar frenar el empuje amarillo con el gol del empate. Una gran acción ofensiva del equipo Luis García Plaza encontraría a Fornals para que, tras revolverse dentro del área, pusiera un balón en el segundo palo a Cazorla. El asturiano, con la cabeza, consiguió picar y colar la pelota por debajo de las piernas de Courtois. 

Santi Cazorla celebra el gol del empate del Villarreal

Santi Cazorla celebra el gol del empate del Villarreal REUTERS

El Villarreal castigó la excesiva apatía del Madrid en el tramo final del partido con un tanto que hace que La Liga se ponga muy difícil para el equipo de Solari. En los últimos minutos lo intentaron los merengues a la desesperada sin éxito. Isco, en la mejor oportunidad, se encontró con Asenjo y el submarino amarillo celebró un punto que sabe a gloria.

Por su parte, el Real Madrid estrena de mala forma el 2019. Al conjunto blanco se le atragantaron las uvas y el roscón de tal manera que se queda a siete puntos del Barça en La Liga. Muchos parecen aunque falte toda una vuelta. 

Villarreal 2 – 2 Real Madrid

Villarreal: Asenjo; Layún, Álvaro, Víctor Ruíz, Costa; Javi Fuego (Trigueros, 81’), Cáseres (Toko Ekambi, 63’), Fornals; Samu, Cazorla y Gerard Moreno (Bacca, 67’).

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric (Valverde, 63’), Casemiro, Kross (Vinicius, 85’); Lucas Vázquez, Benzema y Bale (Isco, 46’).

Goles: 1-0, 3’ Cazorla; 1-1, 6’ Benzema; 1-2, 19’ Varane; 2-2, 82’ Cazorla.

Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano). Amonestó a Casemiro (41’), Álvaro (45’), Sergio Ramos (89’) y Costa (90+1’).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de La Liga disputado en el Estadio de la Cerámica (Villarreal) ante 19.903 espectadores.