Isco, en un entrenamiento del Real Madrid

Isco, en un entrenamiento del Real Madrid

Fútbol REAL MADRID

El sprint de Isco para llegar a El Clásico

El Real Madriden los últimos partidos, atraviesa por un bache de resultados. El conjunto blanco no ha sido capaz de conseguir ni una sola victoria en los últimos cuatro partidos. Desde que cayeran en el Sánchez Pizjuán frente al Sevilla por 3-0, el cuadro merengue ha sido incapaz de conseguir un triunfo, siendo su mejor resultado el empate a cero en el derbi contra el Atlético de Madrid.

Puede ser una mera casualidad, pero esta mala racha comenzó cuando Isco Alarcón se ausentó del equipo. El malagueño sufría una apendicitis un día antes de medirse al cuadro hispalense que le obligaba a pasar por el quirófano y que le hacía estar ausente alrededor de un mes, lo que suponía un serio contratiempo para Julen Lopetegui.

Con este pronóstico, Isco peleaba por llegar a El Clásico del día 28 de octubre. El duelo ante el Barcelona en el Camp Nou era el objetivo del malagueño, que dependía de cómo avanzara la cicatrización de la operación. Sin embargo, el centrocampista ha acortado los plazos y su reaparición se acerca, incluso antes de lo previsto.

Isco entrenándose en Valdebebas

Isco entrenándose en Valdebebas

La importancia del parón de selecciones

Esta apendicitis ha hecho que Isco fuera una de las bajas importantes de la lista de Luis Enrique para este parón de selecciones. De haber estado en plenitud física, el madridista habría sido una vez más uno de los fijos en la convocatoria de la selección española y, probablemente, habría tenido un puesto en el once del partido frente a Inglaterra de este lunes.

Sin embargo, ante esta situación, al ex del Málaga le ha venido bien esta interrupción en la competición, ya que no se ha perdido más que los cuatro partidos disputados hasta el partido contra el Alavés. De esta manera, el parón le ha servido para trabajar en su recuperación. Comenzó trabajando en el interior en el gimnasio para posteriormente comenzar a tocar balón. Sin embargo, la gran noticia llegó este lunes.

En la primera sesión de entrenamiento de esta semana Isco ya ha sido uno más en el grupo. El de Arroyo de la Miel ha acortado los plazos previstos y ya ha comenzado a trabajar junto con sus compañeros, con el partido contra el Levante del próximo fin de semana en el horizonte.

Una ayuda para la sequía goleadora

Con la vuelta de Isco, Lopetegui recupera a uno de sus hombres de confianza. El técnico vasco siempre ha dado un papel importante al malagueño, tanto en el Real Madrid como en la selección española, por lo que su regreso es una gran alegría para el entrenador madridista en medio de la mala racha que están viviendo.

Además, el retorno de Isco supone una ayuda para acabar con la sequía goleadora del equipo. Si bien es cierto que no es un gran goleador, la calidad y la visión de juego del centrocampista pueden hacer que los goles comiencen a llegar en los próximos partidos. Ya sea marcándolos el propio futbolista andaluz, como ya hiciera ante la Roma y el Athletic de Bilbao, o asistiendo a sus compañeros, la vuelta de Isco supone una gran ayuda en ataque para perforar la portería rival.

Isco, frente al Barcelona

Isco, frente al Barcelona

Objetivo Clásico

El gran objetivo de Isco, el que estaba en la mente de todos cuando se conoció el problema de su apendicitis, era que llegar a El Clásico. Aunque dependía de su cicatriz, la meta del andaluz era enfrentarse al Barcelona la última semana de octubre, y está cada vez más cerca de cumplirse.

Haber acortado los plazos y estar ya entrenando con el grupo supone que tiene una semana por delante para coger ritmo y poder entrar en la lista para el duelo frente al Levante. Allí podría jugar sus primeros minutos tras recuperarse. La última prueba previa al Camp Nou será el Viktoria Plzen en la Champions League. Estos dos compromisos son los únicos que tiene Isco por delante para ir cogiendo ritmo competitivo y llegar al duelo frente a los de Valverde en la mejor forma posible.