Luis Enrique, en un partido con el Barça   Foto: fcbarcelona.es

Luis Enrique, en un partido con el Barça Foto: fcbarcelona.es

Fútbol

Los tres candidatos a seleccionador de España

Durante el viaje de vuelta a España, Rubiales habría hablado sobre quién tomará las riendas de la Selección tras la debacle en el Mundial de Rusia. Pocas opciones para Fernando Hierro, mientras que tres nombres parecen tomar fuerza en primera instancia: Quique, Luis Enrique y Míchel.

Noticias relacionadas

La selección española ha aterrizado en la capital en la noche de este lunes 2 de junio después de caer eliminada del Mundial de Rusia 2018 a manos de la anfitriona. Así, los internacionales comenzarán en las próximas horas sus vacaciones para después ponerse a las órdenes de sus respectivos entrenadores en sus diferentes equipos. Durante el trayecto, Rubiales habló sobre el nuevo proceso que se abre en el combinado nacional tras el fracaso que comenzó con su equivocada decisión de destituir a Julen Lopetegui como seleccionador. 

Fernando Hierro, quien se hizo con las riendas de la Selección tras el despido de Lopetegui por haber fichado por el Real Madrid, tiene muy pocas opciones de continuar en el banquillo de España y lo más lógico es que regrese a su puesto como director deportivo de la RFEF. Por lo tanto, otro deberá ser nombrado como nuevo seleccionador y en los primeros puestos de la agenda hay tres nombres.

Los tres candidatos a seleccionador de España

Los tres candidatos a seleccionador de España

En el viaje de vuelta a casa, los tres nombres que han sonado son los de Míchel, Luis Enrique y Quique Sánchez Flores. Ninguno de los tres entrenadores tiene contrato en vigor con ningún equipo, un requisito indispensables para Luis Rubiales. Los tres tienen experiencia en el fútbol español y convertirse en seleccionador sería un importante paso adelante en sus respectivas carreras. Habrá que esperar a ver que técnico adelanta a sus rivales, aunque en las primeras quinielas es el nombre de Quique Sánchez Flores el que parece contar con una ligera ventaja.