El Real Madrid celebra la canasta sobre la bocina de Deck ante el Baskonia

El Real Madrid celebra la canasta sobre la bocina de Deck ante el Baskonia ACBMEDIA

Baloncesto KIROLBET BASKONIA 89-91 REAL MADRID

Deck, sobre la bocina, mantiene al Real Madrid invicto a costa de un sobresaliente Baskonia

Partidazo el vivido en el Buesa Arena que acabó con el equipo blanco saltando en el centro de la pista tras la canasta final del argentino.

Noticias relacionadas

El Real Madrid sigue invicto en Liga Endesa tras un triunfo trabajado contra Kirolbet Baskonia. Los de Laso, intratables en el campeonato nacional, sudaron la 'gota gorda' para imponerse al cuadro baskonista peleón que hizo un tercer cuarto histórico (36 puntos) para desinflarse al final. La idílica canasta sobre la bocina de Deck hace que los blancos sumen su séptimo triunfo liguero y sigan intratables en liga. [Narración y estadísticas: Kirolbet Baskonia 89-91 Real Madrid]

Dos formas de ver el baloncesto se veían las caras en el Buesa Arena. Dos maneras de entender el juego ambas igual de válidas y atractivas. El Baskonia basándose en el tiro de dos y el Madrid en el tiro de tres. El primer cuarto presenció la batalla de estos dos estilos en su mejor versión. 

Randolph enamora desde el triple

De la mano de Shengelia y del gigante Fall, el equipo vitoriano mostraba sus mejores cartas desde el inicio. Potencia zonal para enseñar el poderío del conjunto vasco en el 'baloncesto clásico'. Pero si los de Perasovic daban un clinic de este estilo, el Madrid hacía lo propio con su 'baloncesto moderno'

Con un Randolph sensacional desde el perímetro (tres triples en siete minutos) y con una dirección más que destacable del 'Guadiana Laprovittola', el Madrid se ponía por delante en el luminoso a base de triples. Con más tiros de tres de que de dos, el equipo de Laso encontraba el camino a seguir para dejar en nada la envergadura de Fall y de Michael Eric. Los blancos, cómodos sobre el parqué, disfrutaban con el baloncesto que estaban ofreciendo y se iban por delante al término de un primer cuarto igualado (21-23).

Si en el primer periodo fue Randolph el que tiró del cuadro blanco, la segunda unidad merengue puso tierra de por medio en el luminoso en el segundo periodo. Llull y Campazzo eran los capitanes de un navío en el que cada uno era consciente de su labor. Mientras que el de Mahón y el argentino dirigían, Rudy aportaba inteligencia y defensa; Tavares intimidación y los puntos eran tarea de Garuba y de Deck.

Deck y Garuba, a escena

El canterano blanco, en claro estado de gracia, marcaba con una equis su lugar bajo el tablero y anotaba nueve puntos consecutivos para que el Madrid cogiera su primera gran ventaja (21-32, minuto 12).

Si Garuba sacaba rédito de cada acción, Deck no se quedaba atrás. El argentino posteaba una vez sí y otra también sobre un Stauskas aún en adaptación para hacer sufrir a Perasovic en la banda.

El equipo vasco había entrado en barrena por culpa de la buena defensa merengue y solo Henry encontraba el modo de anotar. La diferencia se ampliaba cada posesión y la versión más consistente del Madrid en los últimos partidos alegraba la cara del cuadro merengue.

Los porcentajes blancos en la primera mitad habían llevado el partido al descanso con un 34-47 más que justo, pero mucho partido quedaba aún. Cinco puntos seguidos de Janning y un triple de Shengelia devolvían tanto a Baskonia como a su afición a un choque que se antojaba histórico.

Janning cortocircuita al Madrid

El Madrid había salido dormido al tercer cuarto y Laso se veía obligado a parar el juego para evitar que los baskonistas tiraran por tierra el buen trabajo blanco de los primeros 20 minutos. De nada sirvió la bronca del técnico blanco, y es que Baskonia siguió anotando con facilidad para devolver el choque al punto de salida tras los primeros cinco minutos del tercer periodo (51-51, minuto 25).

La cosa podía ir a peor para los blancos. Con un parcial de 21-10 a favor de Baskonia, culpa principal de los cinco triples casi consecutivos de Janning, el equipo de Perasovic se ponía por delante en el marcador y volvía a invocar los fantasmas del equipo madrileño. Si los vitorianos aducían a los espectros merengues, Laso llamaba a su 'cazafantasmas' favorito. Garuba entraba en pista dispuesto a restaurar el orden. Reboteaba con pasión el joven pívot blanco, se encaraba con todo el quinteto vasco para defender a Campazzo y devolvía al Madrid al partido.

El tercer cuarto ponía punto y final con una de las peores defensas del Madrid en su historia. Los blancos habían recibido más puntos en el tercer acto que en toda la primera mitad. Baskonia estaba por delante (70-65) gracias a los puntos de un Janning imperial que destrozó al Madrid en su estilo.

Final de infarto

El último cuarto levantó el telón y el Madrid se arremangó metafóricamente para hacer borrón y cuenta nueva. De la mano de Rudy, que emociona a todo amante del baloncesto por su grandísima IQ, y de un Llull en 'modo killer', los blancos se reactivaron en defensa y en ataque para volver a liderar un partido que ojalá no se hubiese acabado nunca (78-80, minuto 35).

El marcador comenzó entonces a vivir una retaila de alternancias y, a falta de un minuto, todo estaba igualado. Randolph, que realizó un partido sensacional, no defraudaba desde la línea de personal, mientras que Vildoza encontraba a Eric para igualar nuevamente el choque a falta de 15 segundos.

Laso pidió tiempo muerto y, con todo el Buesa Arena saltando, todo hacía indicar que el partido se iba a decidir por las manos de Llull. Todas las miradas estaban sobre el base merengue, pero fue Deck el que se levantó desde cinco metros para intentar ganar el choque. El balón volaba hacia el aro y el silencio aterrizaba en las gradas del pabellón vitoriano. Deck había decantado la balanza de este partidazo de baloncesto y la alegría brillaba en los rostros de todos los madridistas.

En definitiva, el Real Madrid sigue con su perfecta andadura en el campeonato nacional tras imponerse a un Baskonia más que peleón que casi acaba con la imbatibilidad blanca. La frenética semana de partidos para el Real Madrid concluye con este trabajado triunfo que permite a los merengues descansar con buen sabor de boca antes del duelo de Euroliga contra el Estrella Roja en Belgrado.

Kirolbet Baskonia 89–91 Real Madrid

Kirolbet Baskonia: Henry (13), Garino (0), Stauskas (2), Shenghelia (20), Fall (8) – quinteto inicial – Vildoza (15), González (-), Janning (18), Diop (-), Eric (13), Polonara (-).

Entrenador: Velimir Perasovic.

Real Madrid: Laprovittola (3), Causeur (5), Deck (8), Randolph (22), Mickey (5) - quinteto inicial - Llull (15), Campazzo (7), Carroll (3), Garuba (12), Taylor (3), Tavares (0), Rudy (8).

Entrenador: Pablo Laso.

Árbitros: Martín Bertrán, Calatrava, Sánchez Sixto.

Parciales: 21-23| 13-24| 36-18| 19-26|

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 7 de la Liga Endesa, disputado en el Pabellón Fernando Buesa Arena, Vitoria.