El CSKA superó al Real Madrid en un partido en el que los árbitros tomaron un gran protagonismo tras sus decisiones en la segunda parte. De Colo lideró la remontada de su equipo, que llegó a ir perdiendo por 13 puntos en el tercer cuarto. El gran partido de Tavares se vio eclipsado por el escolta francés y el final de partido. El Madrid no podrá revalidar el título europeo. Varios fueron los factores claves de esta derrota: 

Noticias relacionadas

El mal partido de Llull

Sergio Llull no tuvo su día. Falló más de lo habitual para quedarse con un 1/9 en triples. Tuvo el lanzamiento para forzar la prórroga pero se topó con el hierro. No estuvo inspirado tampoco en su aportación como asistente, ya que no consiguió encontrar a sus compañeros totalmente liberados para que anotaran con facilidad. Un mal partido de base que le ayudará a que se levante con más fuerza para la Liga ACB.

Mal también Laso por mantenerle sobre la cancha cuando se veía que Llull no estaba en el Buesa Arena. El balear tuvo que pedir el cambio en el útlimo cuarto. Tres triples errados consecutivos dio un oxígeno al CSKA clave en la remontada. 

Ayón no le dio el relevo a Tavares

Si por algo destacó el Real Madrid en el partido fue por el gran partido de Tavares. Lamentableme Ayón no pudo dar el relevo que se pedía en un encuentro de este nivel. No pudo parar a los jugadores rivales y se vio superado por los mejores atacantes del equipo ruso. En el tercer cuarto mejoró, pero tras la quinta falta de Tavares no dio el paso adelante que todos esperaban, quedando el Madrid cojo en defensa y en ataque.

Tavares se lleva las manos a la cabeza Reuters

Los cambios de Laso

El entrenador del Real Madrid no pudo guiar a su equipo a una nueva Euroliga. Quizás en algún momento del choque se echó de menos que el vitoriano moviera el banquillo en busca de un hombre enchufado, mientras que apostó demasiado por un desafortunado Llull. Fabien Causeur jugó pocos minutos en el último cuarto a pesar de ser el mejor de su equipo y se requirió más de sus servicios en los últimos minutos para intentar remontar el choque. 

La mala toma de decisiones en los minutos finales

Tras un tercer cuarto perfecto, el equipo merengue no supo finalizar el partido de la mejor manera posible y tomó decisiones impropias de un equipo que es muy fiable en el último minuto. Varios lanzamientos muy forzados o pérdidas tras un pase muy arriesgado condenaron a un conjunto que superó a los rusos en gran parte del encuentro. Si se hubiese elegido mejor en los instantes finales, otro gallo hubiese cantado en Vitoria.

El arbitraje

Un tema a tener muy en cuenta ha sido el arbitraje de la segunda semifinal. El cuadro merengue se ha mostrado muy enfadado con las decisiones del trío arbitral: la técnica a Pablo Laso o la repetición de un tiro libre fallado por De Colo. Pero la gota que colmó el vaso fue el tapón ilegal pitado a Tavares, cuando en la imagen se vio claramente que la pelota tocaba aro justo antes de que pívot la arrastre fuera.

El último cuarto también provocó varias quejas, que culminó con otra técnica a Rudy Fernández. También molestó que el cuadro ruso tirara 42 tiros libres en todo el partido, una marca muy poco habitual en un duelo de Euroliga y más en una Final Four. El Madrid tiró solo 24.

[Más información: El Real Madrid pierde el combate contra el CSKA y La Undécima tendrá que esperar]