Serena Williams, en su debut en el US Open.

Serena Williams, en su debut en el US Open. REUTERS

Tenis US OPEN

Serena se reivindica con un tutú tras la polémica con su vestuario

La polémica de Serena Williams y su particular outfit en el pasado Roland Garros sigue dando que hablar. La tenista estadounidense, que debutó la pasada madrugada en el US Open quiso responder a las críticas del presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, luciendo una especie de tutú negro en su victoria en las pistas de Flushing Meadows ante la polaca Magda Linette por 6-4 y 6-0.

Serena, que lució un mono de una sola pieza en la pasada edición de Roland Garros, se justificó a través de su cuenta de Instagram y quiso acordarse de todas las mujeres que han sufrido complicaciones tras ser madres, al igual que le pasó a ella hace unos meses: "Para todas las madres que tuvieron una difícil recuperación del parto. Aquí está, si yo puedo, tu también", escribió la tenista.

Apoyo de Nike

Bernard Giudicelli consideró que "se ha llegado demasiado lejos" y aseguró que el vestuario de Serena en el Grand Slam francés "no será aceptado más". La respuesta no solo llegó por parte de la propia jugadora, también la multinacional Nike, firma que la patrocina, que mostró su apoyo a la ex número uno del mundo a través de las redes sociales:

"Puedes sacar al superhéroe de su disfraz, pero nunca puedes quitarle su superpoder", escribió en Twitter junto a una imagen de Serena Williams. Ahora, tras su victoria ante Linette, la ganadora 23 Grand Slams jugará en segunda ronda ante la alemana Carina Witthöft.