Nadal, durante una rueda de prensa en Acapulco.

Nadal, durante una rueda de prensa en Acapulco. José Méndez Efe

Tenis Torneo de Acapulco

Nadal, baja en Acapulco

El español renuncia a jugar el torneo tras hacerse daño en el psoas-íliaco, la misma zona que le obligó a abandonar en los cuartos de final del pasado Abierto de Australia.

Noticias relacionadas

Rafael Nadal no jugará el torneo de Acapulco, que debería haberle visto debutar este martes por la noche contra Feliciano López. El español, alejado de las pistas durante los últimos 34 días como consecuencia de una lesión de grado 1 en el psoas-ilíaco de su pierna derecha que le obligó a retirarse de los cuartos de final del Abierto de Australia, renunció a jugar en Acapulco después de sentir un pinchazo en la misma zona durante el último entrenamiento antes del estreno e inmediatamente empezó a pensar en el futuro: el número dos del mundo se quedará en la ciudad haciéndose pruebas para conocer el verdadero alcance de la lesión y valorará la próxima semana si puede disputar el Masters 1000 de Indian Wells, el de Miami o quizás aplazar su retorno a la gira de tierra batida.

“Había hecho todos los pasos adecuados para llegar bien preparado al torneo, que era mi objetivo y mi ilusión”, se arrancó Nadal en una rueda de prensa convocada de urgencia. “Desgraciadamente, ayer en el último entrenamiento antes de debutar volví a notar un pinchazo en la misma zona en la que tuve el problema en Australia”, prosiguió el mallorquín, que con la de Acapulco sumó cinco retiradas consecutivas (París-Bercy, la Copa de Maestros, Brisbane y Abierto de Australia). “Los médicos me han dicho que es imposible jugar, al margen de que me duele. Hay un riesgo importante de aumentar la lesión y no tengo elección”, lamentó el jugador. Es un golpe duro. Estaba bien preparado para jugar y tenía esperanzas de hacer algo importante aquí”.

Nadal confirma que es baja en Acapulco

Nadal aterrizó el 19 de febrero en la isla de Cozumel, donde es copropietario de dos hoteles, y empezó a preparar su vuelta a la competición. El pasado viernes, el mallorquín llegó a Acapulco y desde entonces se entrenó en doble sesión, consumiendo cada día tres horas en la pista a una intensidad frenética. Hasta el lunes, la preparación del campeón de 16 grandes para el torneo había sido óptima, cumpliendo con el plan marcado por su equipo técnico. Entonces, cuando apuraba con el francés Mannarino la última práctica antes de jugar con Feliciano, el campeón de 16 grandes sintió un pinchazo en su pierna derecha, reapareció el dolor de Melbourne y el fantasma del psoas-ilíaco se manifestó de golpe.

“Hoy por la mañana he ido a hacerme una resonancia”, explicó el español, que el martes a primera hora acudió a ver a los doctores antes de anular su participación en el torneo. “No sé aún lo que es. Está en una linea similar a la del Abierto de Australia, aunque parece que es un poco menos. Hay líquido y hasta que no se baje un poco y podamos hacer las pruebas pertinentes no se podrá diagnosticar al 100% lo que tengo”, continuó Nadal. “No es un momento de tomar decisiones drásticas. Voy a ver cuál es mi siguiente paso. Indian Wells sería un gran objetivo para mí, pero a día de hoy mi único objetivo es saber el alcance de la lesión. Si es para Indian Wells, fantástico; si es para Miami, bien; si no será para la gira de tierra”.

La renuncia de Nadal a Acapulco es otro gancho a su ánimo en un 2018 que el tenista ha vivido de sinsabor en sinsabor. A la dolorosa retirada en el Abierto de Australia, donde tras alcanzar los cuartos se sentía listo para aspirar al título de campeón, le siguió la del torneo mexicano, su segunda cita del calendario que no podrá ni empezar.

En consecuencia, Nadal no defenderá los 300 puntos de la final de 2017 (perdió con Sam Querrey) y pensará si viajar a California para preparar el Masters 1000 de Indian Wells, que comienza el próximo 8 de marzo. A las puertas de la parte más importante de su temporada, el tiempo juega en contra del mallorquín: Nadal necesita curarse de esta recaída para poder jugar Indian Wells, Miami y toda la gira de tierra (Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma) que finalizará en Roland Garros, el gran objetivo de cada año.