Damir y Jelena Dokic en una imagen de archivo.

Damir y Jelena Dokic en una imagen de archivo. The Australian

Tenis

Jelena Dokic y su desgarradora confesión: "Mi padre me pegaba a diario"

La ex número cuatro del mundo de tenis ha desvelado en su autobiografía los abusos físicos y verbales a los que le sometió su progenitor.

"Me golpeaba realmente fuerte. Básicamente empezó desde el primer día que jugué a tenis. A partir de entonces, continuó y se desmadró". Esta es una de las citas con las que Jelena Dokic describe en su autobiografía Unbreakable (Indestructible) los abusos físicos y verbales a los que le sometió su propio padre, Damir, durante años.

En el libro, la extenista australiana, que llegó a ser número cuatro del mundo y se retiró en 2014, cuenta que su progenitor la escupía en la cara y la tiraba del pelo y las orejas, además de darle patadas en las espinillas. En el año 2000, hubo una paliza especialmente destacable: Dokic llegó a quedarse inconsciente.

"El golpe en la cabeza me hizo caer y, mientras estaba tendida en el suelo, comenzó a patearme. Me pateó cerca de mi oreja y mi visión se volvió borrosa", recuerda. El maltrato tuvo tales consecuencias que tuvo que alejarse de las pistas debido a la depresión que sufría, distanciándose de su padre.

Todavía hay episodios más sorprendentes. Nada más caer en las semifinales de Wimbledon en 2000 (su mejor resultado en un Grand Slam), el padre de Dokic la prohibió dormir en el hotel. Cuál fue la sorpresa de uno de los árbitros de la competición cuando encontró a la tenista en la sala de jugadores a las 11 de la noche: el juez en cuestión se encargó de buscarle otro alojamiento.

A sus 34 años, Dokic no ha dudado en criticar a la Federación Australiana de tenis por no protegerla en su momento. La institución ya sacó un comunicado aclarando que "sin la colaboración directa de los protagonistas era imposible adelantar una investigación en profundidad", a pesar de que "hubo incluso quejas a la Policía". El padre de la jugadora llegó a ser apartado del circuito y condenado a prisión por amenazas y posesión ilegal de armas.

Y, a pesar de todo, Jelena ha reconocido que no odia a Damir. "Intenté que las cosas fueran mejor (entre ella y su padre), pero no es fácil. No creo que él entienda las cosas que ha hecho. No pienso que se haga responsable... Es difícil encontrar un término medio con él. Las cosas se hacen a su manera o a su manera", declaró hace unos días.