Nadal, saliendo a pista en su estreno en París-Bercy.

Nadal, saliendo a pista en su estreno en París-Bercy. Christophe Petit Tesson Efe

Tenis Masters 1000 de París-Bercy

Nadal inicia una carrera contrarreloj para llegar a Londres

  • Tras realizarle una ecografía en Barcelona, el doctor Ángel Ruiz Cotorro descarta una lesión diferente a la de la gira asiática y plantea un tratamiento específico con la meta de estar en la Copa de Maestros.
  •  
París (enviado especial)

Ángel Ruiz Cotorro, el médico de confianza de Rafael Nadal, recibió al tenista en su clínica de Barcelona el viernes por la tarde e inmediatamente se puso manos a la obra. Primero, el doctor le realizó varias pruebas al mallorquín para ver el estado del tendón rotuliano de la rodilla derecha, que le forzó a no jugar los cuartos de final del Masters 1000 de París-Bercy ante Filip Krajinovic. Segundo, se tranquilizó al comprobar que la lesión es exactamente la misma que sufrió durante la gira asiática (una carga de estrés) y que le obligó a renunciar al torneo de Basilea. Y tercero, eligió un tratamiento específico con el objetivo de que el campeón de 16 grandes se recupere a tiempo para llegar a la Copa de Maestros, donde estarán los ocho mejores tenistas de 2017. La cita arranca el 12 de noviembre y Nadal, que no ha ganado nunca el título, juega contrarreloj para poder competir en Londres.

“No es una lesión nueva ni una lesión que se haya agravado”, explicó por teléfono a este periódico Cotorro. “No es una situación diferente a la que vivimos cuando vino de la gira asiática. Todas las imágenes de las pruebas nos dicen que es un poco lo mismo, que el tendón está sufriendo”, añadió el médico, que ya pasó consulta al mallorquín después de Shanghái y le diagnosticó esa carga de estrés como consecuencia de la acumulación de partidos de todo el curso (77 disputados), muy largo y exigente. “Es un año duro, una temporada con muchos partidos. El tendón está sufriendo, pero las imágenes tampoco nos demuestran nada diferente: es dolor ante una situación de estrés”.

Entre todas las pruebas que Cotorro le realizó al número uno del mundo, el doctor utilizó los resultados de la ecografía para analizar con profundidad la rodilla de Nadal. En manos expertas, ese es el examen que marca la diferencia porque la ecografía es una prueba dinámica que permite al especialista valorar el estado del tendón en estático, pero también en dinámico. Es decir, Cotorro pudo saber si el tendón de la rodilla del balear había sufrido los días anteriores, si se había abierto o si mantenía las mismas características de tiempos pasados, cuando pasó revisión por última vez tras la gira asiática. 

“Hizo lo correcto retirándose”, celebró Cotorro, que por la mañana habló con el jugador y le apoyó en la decisión de no saltar a pista. “En un momento determinado hay que pensar en otros objetivos. Lo primero era parar y valorar cómo estaba la rodilla, si había pasado algo nuevo. Ahora sabemos que no hay nada distinto, que es una situación que venía arrastrando desde hacía un tiempo”, continuó el doctor. “El problema de los tendones en diferentes situaciones pueden molestar más o menos, pero vamos a intentar estar bien para jugar en Londres. Si está bien jugará, y si no está bien renunciará a jugar. Hay que ver cómo evoluciona estos días.”

Así, Nadal inició el mismo viernes un tratamiento específico que combinará con fisioterapia, rehabilitación y potenciación muscular en Mallorca para tratar de llegar a Londres. El español, en cualquier caso, lo sigue teniendo muy claro: solo jugará la Copa de Maestros si tiene “todas las garantías del mundo”. De entrada, el tiempo juega en su contra: faltan solo ocho días para que comience el último torneo de la temporada.