Nadal, en el encuentro con Thiem.

Nadal, en el encuentro con Thiem. Yoan Valat Efe

Tenis Roland Garros

Una final de Roland Garros vista desde el banquillo

Toni Nadal, Carlos Moyà y Francis Roig, los tres entrenadores del campeón de 14 grandes, analizan la pelea por la Copa de los Mosqueteros.

Rafael Plaza París (enviado especial)

El sábado a mediodía, Rafael Nadal se preparó para su décima final de Roland Garros entrenándose durante una hora y media en la pista número tres del torneo mientras Stan Wawrinka hacía lo mismo en la cuatro.

Tras el entrenamiento, Toni Nadal, Carlos Moyà y Francis Roig, los tres entrenadores del campeón de 14 grandes, hablaron con la prensa española desplazada a París sobre el partido decisivo y las consecuencias que podría tener una victoria del mallorquín.

Toni Nadal. La sensación es buena, pero sabemos que jugamos contra un rival peligroso que nunca ha perdido una final de Grand Slam. Supongo que Wawrinka tiene las mismas sensaciones porque viene de ganar un partido muy complicado y también eso da fuerza y moral.

Carlos Moyà. El viernes fue un partido muy igualado. Murray le dio la opción de entrar en el partido y Wawrinka no es de los que se arrugan. El suizo terminó jugando muy bien.

Francis Roig. Murray pegó ayer muy corto y todas las bolas le venían fáciles. Wawrinka sabe que va a tener que estar en estado de trance toda la final. Rafa no tiene que cambiar nada. Debe intentar que no se le queden bolas fáciles. Al final, Wawrinka no es un jugador paciente, va a buscar el punto en sus primeros tiros. No va a entrar al juego de Nadal. Su pelota es más directa que la de Thiem, pero Nadal tiene que hacer lo que viene haciendo: pegar muchos buenos golpes seguidos.

Wawrinka no ha perdido ninguna final grande, nosotros hemos ganado las nueve que hemos jugado en París

T.N. Hay que intentar que Wawrinka no pueda hacer su juego, que golpee en pociones incómodas. Si ocurre eso él va a seguir atacando, pero con menos probabilidades de éxito. Que el suizo no haya perdido ninguna final grande pesa, pero nosotros hemos ganado las nueve que hemos jugado en París.

C.M. Esperamos a un Wawrinka todavía más agresivo de lo habitual. Si tiene un buen día va a ser complicado, pero Rafa tiene sus armas para contrarrestarlo. Es una final difícil, eso está claro.

T.N. Cuando nos tocó Benoit Paire pensamos que no era el mejor cliente para una primera ronda. En semifinales también dijimos lo mismo. Hace años, Rafael me comentaba que tenía a un contrario complicado en la final y yo le respondía que si esperaba jugar contra un amigo suyo de Mallorca. Si quieres ganar un grande es normal tener que enfrentarte a un rival duro. Con Murray tampoco habría sido un partido agradable.

C.M. No puedes esperar un rival sencillo en una final de Grand Slam, pero seguro que Wawrinka piensa lo mismo de Rafa. Siempre intento ver la parte positiva y aquí está clara: Nadal está jugando muy bien.

Nadal, tirando con su drive en Roland Garros.

Nadal, tirando con su drive en Roland Garros. Caroline Blumberg Efe

F.R. Ha conseguido tranquilidad y luego ha empezado a sentir la pelota. Lo que está haciendo ahora en los partidos llevaba tiempo haciéndolo en los entrenos. El año pasado en tierra empezó a mejorar y la muñeca le cortó la temporada. Poco a poco ha encontrado esa calma. Y hay algo evidente: es muy bueno.

T.N. Está en un momento muy bueno de forma. No ha perdido ningún set y esto es demostrativo de ese estado. Le está pegando muy bien a la pelota. Es su mejor momento del año sobre tierra batida porque está jugando mejor que en Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma. Estamos bien, pero es una final.

Lo que está haciendo ahora en los partidos llevaba mucho tiempo haciéndolo en los entrenos

F.R. Estamos muy contentos porque Roland Garros es el torneo más importante del año para Rafa. Ha dado un salto de calidad con respecto al resto de la gira de tierra batida. Ha fallado menos, ha ido a buscar más la pelota, ha movido mejor a sus rivales… Y los resultados cantan: ganar a Bautista perdiendo cinco juegos es difícil, como conseguir el resultado de semifinales contra Thiem. En cualquier caso, no me ha sorprendido. Si yo tuviera que jugar contra él no sé cómo lo haría. Está un paso por encima de resto.

C.M. Ha jugado todos los partidos a un nivel muy alto. Solo queda uno más, supuestamente el más complicado, pero estoy seguro de que está preparado para esa batalla.

T.N. Normalmente no preparamos la final de manera especial. Cuando iba al colegio era evaluación continua y aquí es igual. A veces, queremos hacer raíces cuadradas en una pista de tenis y no da para tanto. Es pegarle bien con el drive y pegarle bien con el revés. Obviamente, cuando te enfrentas a un rival determinado sabes qué golpes le puedes hacer más daños, pero no preparamos el partido de manera distinta.

F.R. Este año ha habido menos nervios y eso es importante. Con Thiem se puso un poquito más nervioso de lo normal, pero es que había estado muy tranquilo durante toda la semana. Cuando acabó el partido se vio que era muy superior a Thiem. Eso es vital para jugar la final contra Wawrinka y poder soñar con ganar el título.

Wawrinka, persiguiendo una bola ante Murray.

Wawrinka, persiguiendo una bola ante Murray. Etienne Laurent Reuters

T.N. Sinceramente… Nunca pensé si era el séptimo, el octavo o el último. Cuando ganamos el primero pensé que vendríamos al año siguiente con un poco más de tranquilidad, y al final llegamos a París con los mismos nervios de siempre. La única realidad clara es que de nueve a 10 hay un 11% de cambio. De uno a dos hay un 50% y de dos a tres un 33%. Esta vez es la que menos le cambiaría haber ganado Lo importante es que ganas un torneo de Grand Slam, que ganas Roland Garros. Por el número… queda bonito decir que ha celebrado 10 veces el trofeo.

Cuando tienes nueve títulos quieres 10, y cuando tienes 10 vas a por el 11

C.M. No sé decir en porcentajes, pero en cuanto a sensaciones es lo soñado, el grandísimo objetivo del año. Sería el primero para mí. Para él son todos especiales, aunque el décimo es simbólico. Va a ser difícil que se vea algo igual en toda la historia. Cuando tienes nueve quieres 10, y cuando tienes 10 vas a por el 11. En cualquier caso, Rafa ha llegado en el mejor momento, muy bien preparado y con un bagaje importante de victorias. Está más que listo para la final.

F.R. Seguro que Wawrinka va a salir agresivo, pero dentro de una lógica, No puede salir a jugárselas todas porque es un tenis que no existe. Medirá entre no tener mucho desgaste e intentar incomodar a Rafa.

C.M. Desde el banquillo es distinto, se pasa mal. Estoy viendo a un amigo más que a mi jugador. Emocionalmente es una carga doble. Estás viendo a tu jugador, pero sobre todo a tu amigo. Hay veces que se sufre mucho.