Nadal, mordiendo el título de campeón de Montecarlo.

Nadal, mordiendo el título de campeón de Montecarlo. Sebastien Nogier Efe

Tenis Masters 1000 de Montecarlo

Nadal y la quimera del triple 10

Tras proclamarse campeón en Montecarlo, el mallorquín mantiene con vida el imposible de llegar a los dos dígitos en tres torneos distintos, algo que logrará si gana Barcelona y Roland Garros.

Rafael Plaza Montecarlo (enviado especial)

“No he podido hacer nada”. Albert Ramos resumió con cinco palabras la final que perdió en el torneo de Montecarlo contra Rafael Nadal. El mallorquín, que rompió la igualdad que mantenía con Guillermo Vilas en títulos conquistados sobre tierra batida (50 tiene ahora), consiguió algo más impresionante que ese récord, que tarde o temprano iba a terminar cayendo: al levantar la copa de campeón en una de sus pistas fetiche, el balear se convirtió en el primer jugador de la Era Abierta (desde 1968) que suma 10 títulos en el mismo torneo, superando su propia marca anterior (nueve). Así, y antes de jugar en Barcelona, la pelea contra la quimera del triple 10 sigue con vida: el español puede llegar a los dos dígitos en tres torneos distintos. Un disparate que la historia tardaría mucho tiempo en digerir.

“Es un día importante en mi carrera”, reconoció Nadal, con los ojos clavados en el título, colocado a su derecha con un lazo blanco y rojo alrededor. “Ganar 10 veces un torneo tan importante como Montecarlo… es complicado describir lo que siento. Soy un afortunado por seguir jugando al tenis, estando sano durante todos estos años”, prosiguió el balear, que celebró su primer trofeo en Montecarlo hace más de una década (2005). “Para mí es importante sentirme competitivo cada semana y eso es lo que ha sucedido desde el inicio de la temporada. Perdí las tres primeras finales del año, pero con sensaciones positivas. Pensaba que si seguía llegando a finales lo normal era terminar ganando un título y eso es lo que ha ocurrido hoy”, añadió. “Creo que llega en el momento justo: el primer torneo en tierra batida es un momento muy importante del año. Ganar aquí es un paso adelante”.

“Va a ser algo irrepetible”, avisó Carlos Moyà, uno de los entrenadores del mallorquín, a este periódico sobre la hazaña. “Cuando yo llegué al circuito habíamos visto los seis Roland Garros de Borg o todas las veces que ganó Sampras en Wimbledon. Eran marcas atemporales, pero esta las ha superado por completo”, continuó el ex número uno mundial. “Es increíble y va a perdurar mucho en el tiempo. Dentro de muchos años se hablará de un extraterrestre que ganó 10 veces en Montecarlo, nueve en Barcelona y sobre todo nueve en Roland Garros”.

Tras quedarse a dormir en Mónaco el domingo por la noche, Nadal viajará el lunes a primera hora a Barcelona, donde debutará a mediados de la próxima semana contra el ganador del partido entre Renzo Olivo y Rogerio Dutra Silva. Con la inercia de su victoria en el tercer Masters 1000 del curso, ya de la mano de los automatismos que buscaba en sus primeros partidos en tierra, el español es posiblemente el mayor candidato al trofeo en el Conde de Godó y al resto de torneos (Madrid y Roma) previos a Roland Garros, que arrancará el próximo 28 de mayo en París.

Nadal, celebrando su victoria en Montecarlo.

Nadal, celebrando su victoria en Montecarlo. Eric Gaillard Reuters

“Has ganado 10 veces aquí en Montecarlo. Tus seguidores quieren ahora una victoria en Roland Garros, donde también llegarías a 10 títulos. ¿Ese es el siguiente paso?”, le preguntaron al campeón de 14 grandes. “Claro que quiero conseguirlo, pero el siguiente paso no es Roland Garros”, respondió Nadal. “El siguiente paso es Barcelona, esa es la realidad. Hoy he hecho un buen comienzo de temporada en tierra batida, pero nunca me tomo Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma como una preparación de nada porque son torneos lo suficientemente importantes”, reconoció. “Luego llegará Roland Garros, que es otro lugar muy importante para mí. No estoy feliz porque ganar hoy aquí pueda significar que tengo más opciones en Roland Garros, estoy feliz porque he ganado un título muy importante”, reiteró. “Es difícil pensar en Roland Garros ahora mismo. Si hago lo correcto antes de París, probablemente llegaré bien preparado para intentar hacer algo grande allí”, cerró.

“Está siendo un inicio de año un poco extraño, con los dos primeros jugadores del mundo sin poder encontrar su mejor tenis”, recordó Moyà sobre Murray y Novak Djokovic, ambos en una crisis de juego. “No sé adivinar quién puede ser el máximo rival de Nadal en tierra. Esta semana ha dado un paso adelante para convertirse en uno de los grandes favoritos de cara a Roland Garros, aunque todavía queda. Hay que ir poco a poco. Toca Barcelona, hay que ir con calma y paso a paso, aunque la primera semana del año en tierra haya sido espectacular”.

La semana pasada, antes de empezar la gira europea de tierra batida, Nadal tenía en su mano hacer posible el imposible de conquistar 10 veces tres torneos distintos. Hoy, después de ganar Montecarlo, el mallorquín ha dado el primer paso para romper su propia leyenda.