Petrov durante su último entrenamiento en Madrid.

Petrov durante su último entrenamiento en Madrid. Jorge Barrreno EL ESPAÑOL

Otros Deportes

Petr Petrov: de hacer horas de cola por una barra de pan en la URSS al campeonato del mundo de boxeo con España

El ruso con nacionalidad española tratará de conseguir su primera corona mundial en el peso ligero contra Terry Flanagan. 

Noticias relacionadas

“El Zar” Petr Petrov intentará este sábado en Manchester proclamarse campeón mundial del peso ligero (versión WBO). Se enfrenta al campeón Terry Flanagan, zurdo, imbatido en 32 combates y con cuatro defensas exitosas a sus espaldas. En caso de conseguirlo, Petrov, que tiene un récord de 38-4-2 (19), se convertirá en el decimotercer campeón mundial español, decimocuarto contando el título mundial femenino de María Jesús Rosa. El combate podrá verse en directo en Gol TV.

Tiene 34 años, de los que más de la mitad los ha pasado en nuestro país, al que emigró recién cumplidos los 16. Al poco tiempo de llegar, se afincó en Vallecas, el popular barrio madrileño donde Petia, como se le conoce, siempre se ha sentido uno más. Está casado con una española, y desde hace dos años tiene la nacionalidad. Su título mundial sería tan español como el que consiguió el popular José Legrá en 1968, también en territorio británico.


Más de 16 años después de su debut profesional, una victoria el sábado supondría la culminación de un sueño y asegurarse prácticamente de por vida su futuro. La vida y la carrera de Petrov no han sido fáciles. De las colas de dos horas en el frío de la Unión Soviética para conseguir una barra de pan, a su primer hogar en Madrid, una habitación sin ventanas que compartía con su madre en una pensión de Antón Martín, con dos baños compartidos para veinte habitaciones. “Luego, cuando vino mi hermano, pasamos a otra habitación. Éramos tres pero al menos ya sí teníamos ventana. Fue una época muy dura pero la recuerdo con mucho cariño. Para mí era conocer un mundo nuevo y la gente fue encantadora y nos ayudó mucho. Allí, pasé dos años, hasta que se vino también mi hermana y ya nos fuimos a Vallecas”.

De su padre, militar y abogado, judoka y corredor de maratones, heredó su pasión por el deporte y la vida sana. También le enseñó disciplina y a no abandonar nunca. De su madre le viene el coraje y el espíritu de lucha de quien, por dar un futuro mejor a sus hijos, es capaz de pasar de ser abogada en un despacho en Rusia a limpiar casas en Madrid. Es lo que ha hecho que Petr nunca haya tirado la toalla ni haya dejado nunca de entrenarse. Ni siquiera en los momentos más difíciles en los que, ante la falta de combates, para poder salir adelante tenía que compatibilizar sus sesiones con cualquier trabajo que le pudiera surgir: “He trabajado en todo lo que trabaja un emigrante para ganarse la vida, de conductor, en una pastelería, haciendo repartos en una jamonería, haciendo limpieza y también en discotecas por la noche, que es realmente lo que menos me gustaba porque un deportista por la noche lo que tiene que hacer es estar descansando. Pero nunca he dejado de entrenar”.

Petr Petrov, durante su último entrenamiento libre en Madrid.

Petr Petrov, durante su último entrenamiento libre en Madrid. Jorge Barreno EL ESPAÑOL

Este será su segundo intento de conseguir una corona mundial. El primero, en 2011, le llegó en las peores condiciones, sin casi tiempo de aviso, fuera de su mejor peso y ante uno de los más terribles pegadores de las últimas décadas, Marcos Maidana. Fue la peor noche de su vida, la noche en la que Petrov pensó que se despedía de este mundo en Argentina. Pero poco a poco, no sin tropiezos y altibajos, ha ido subiendo peldaños durante seis largos años hasta llegar a lo más alto de las clasificaciones mundiales. Para ello tuvo que hacer las maletas y buscarse la vida con dinero prestado en Estados Unidos, donde, en un duro proceso de selección natural, ha sido capaz de encadenar seis importantes triunfos consecutivos, la mayoría de ellos contra pronóstico, que le han llevado finalmente a la disputa del mundial.

UN NIÑO DE LA URSS

Petr nació en 1983 en Riazán, a 196 kilómetros de Moscú, en lo que era entonces la Unión Soviética. “De la URSS recuerdo los tiempos difíciles, los de hacer colas de dos horas para una barra de pan. Tiempos duros, pero para mí fue la mejor infancia que pude tener. Me crié en un pueblo y me pasaba el día en la calle, trabajábamos en el campo, nos íbamos a pescar y hacíamos lo que queríamos. Mi padre era judoka y corría maratones y siempre nos inculcó el deporte y la vida sana. Con ocho años me levantaba a correr con él 10 kilómetros y cuando yo no podía más me decía que tenía que seguir, que un hombre no puede parar. Mi padre fue muchos años militar y, junto a mi madre, nos dio una educación de la que estoy muy contento. Dura y justa, pero sin pasarse. Nos enseñó disciplina, respeto, trabajo, sacrificio. Siempre fue muy estricto, pero con conocimiento”.

Con tan solo ocho años se puso por primera vez unos guantes de boxeo. Su padre le enseñó judo y a Petia le encantaban las películas de Bruce Lee y de Van Damme. Con once, se lo empezó a tomar en serio y a entrenarse con regularidad. Empezó a competir en boxeo y en kick boxing y también practicaba la lucha militar rusa, parecida a las artes marciales mixtas (MMA), wushu sanda, y hasta exhibiciones con katana y con espadas. Entre boxeo y kick boxing disputaría más de un centenar de combates en el campo aficionado. Su hermano mayor y su hermana, que es un año menor que él, también compitieron en ambas disciplinas. Su sueño era llegar a los Juegos Olímpicos y de quien más aprendió fue de su último entrenador allí, Afanasy Kimininiko. “Él fue el que me enseñó el boxeo que me veis ahora en el ring. Seguimos hablando muy a menudo, me manda vídeos, ve mis combates, me corrige, me aconseja, me sigue ayudando. La mayor parte de lo que veis en mis combates son técnicas que aprendí de él”.


A ESPAÑA CON 16 AÑOS

La vida sonreía a los Petrov, hasta que en 1999 la nueva Rusia sufría una de sus más duras crisis económicas. “Mi madre perdió su trabajo y con lo de mi padre no nos alcanzaba. Los dos son abogados pero no salíamos adelante. Hubo un tiempo en que iban bien los negocios y vivíamos muy bien, pero ese año se fue todo al garete. Mi madre conocía a una vecina que se había ido a España y le proporcionaba trabajo de limpiadora. Iba a pasar de trabajar en un despacho como abogada a limpiar casas, pero mi madre es así".

Petrov, durante su último entrenamiento público en Madrid.

Petrov, durante su último entrenamiento público en Madrid. Jorge Barreno EL ESPAÑOL

Fue precisamente su madre la que, además de mandar el poco dinero que podía ahorrar a casa, empezó a preguntar por gimnasios de boxeo. Le recomendaron que visitara a Ricardo Sánchez Atocha. Sin saber aún español, con la ayuda de un traductor, fue a hablar con el entrenador y mánager al que enseñó varios vídeos de su hijo. “Ricardo nos ayudó a que yo llegara a Madrid y me pusiera a entrenar con él. Tenía 16 años y nos puso un sueldo para que pudiéramos pagar la pensión. Luego vendría mi hermano, que también hizo combates de profesional aquí, y poco más tarde mi hermana. Hice cuatro combates de amateur y un par de ellos de neoprofesional y con 17 años me propuso debutar de profesional. Mi sueño de ir a unos Juegos Olímpicos se acababa pero era la única opción”.

Fue esta una etapa con muchos altibajos. En ocasiones recibía un sueldo, en otras no podía ser y tenía que ganarse el sustento con diversos trabajos. De lo que guarda un recuerdo muy especial es de sus compañeros de equipo como Dennis Horning y de los campeones de Europa Silvio Olteanu, Juan Carlos Díaz Melero y Manolo Calvo. También de campeones mundiales. “Siempre le estaré agradecido a Javi Castillejo. He estado 12 años entrenándome con él todos los días, mañana y tarde. Solamente con verle entrenar ya aprendes. Con Maravilla Martínez hice también asaltos de guanteo. Como yo era más pequeño, él me cuidaba. Recuerdo la rapidez de sus manos, sobre todo de su jab, que no sabía cómo quitármelo”.


MORIR EN ARGENTINA

En 2011, casi de rebote, al “Zar” le surge la oportunidad de disputar el campeonato mundial del superligero de la WBA ante el temible pegador argentino “Chino” Maidana. “Me tocó bailar con la más fea en el peor momento. No era mi mejor peso pero me hubiera gustado disponer de un mes y medio para prepararme, hubiera sido otro combate bien distinto. Pero me llegó como sustituto. Y fue mala suerte. Yo llevaba dos semanas en cama por una lumbalgia, la única vez que he dejado de entrenar. Y el primer día que vuelvo al gimnasio, Ricardo me propone hacer el campeonato con Maidana. Quedaban dos semanas pero había que ir. Era una gran oportunidad aunque en el peor momento. Pero volvería a hacer lo mismo porque fue una gran experiencia”.

En Buenos Aires, en un ambiente realmente intimidante, Petrov cayó en el cuarto asalto ante el campeón argentino. “En el combate tal vez no se ve. Yo me levanto bien y no parezco muy castigado. Pero además de todo el peso que me sacaba, Maidana es un pegador tremendo. Esa noche, en el hotel, pasé la peor noche de mi vida. Pensaba que me moría en Argentina. Pensaba que tenía un derrame cerebral o algo. Tenía migrañas y vómitos y, de verdad, creía que me moría ahí mismo. Pero volvería hacerlo. Hice un mundial con un boxeador de élite y te das cuenta de que puedes competir y eso te refuerza mentalmente. Todo esto te hace mucho más fuerte y en el boxeo es más importante la fuerza mental que la física. Ahora siempre digo que después de pelear con Maidana ya todo me da lo mismo. Nadie me va a pegar más fuerte que él”.


ENCERRONA EN MONTENEGRO

“Con Ricardo Sánchez Atocha me sentía un poco estancado y decidí hablar con él sobre el plan que tenía sobre mi carrera, y vi que no tenía un futuro próximo. Siempre pienso que tengo unos años ya y el tiempo pasa muy rápido, y con Ricardo era esperar y esperar y me cansé de esperar. No puedo tener paciencia con eso. La promotora Guantes de Lobo me ofreció hacerme varios combates y traerme el campeonato de Europa a Madrid, al Palacio de los Deportes, que tenían medios para hacer eso. Me ofrecieron un sueldo, que yo entonces ya no tenía. Me había comprado un piso con mi mujer y estábamos hipotecados y en un mal momento económico", comenta.

Petrov, durante su último entrenamiento en Madrid.

Petrov, durante su último entrenamiento en Madrid. Jorge Barreno EL ESPAÑOL

Y prosigue: "El sueldo me permitía de nuevo volver a dedicarme solo al boxeo y me hablaban de unos proyectos muy grandes, pero que luego no se materializaron. Al final solo me enfrenté aquí a dos rivales de nivel regular y luego me ofrecen ir a Montenegro a enfrentarme al imbatido Dejan Zlaticanin, que después sería campeón mundial. Fue un combate que no se tendría que haber hecho. Era una encerrona, todo estaba preparado para que ganara él. Era un combate que yo no quería coger porque no le veía ningún sentido. Yo ya estaba bien clasificado y buscaba hacer el campeonato de Europa. No había nada que ganar porque, aparte, la bolsa no era buena. De los doce asaltos creo que gané nueve o diez claramente pero los jueces le dieron la victoria a él. Me pusieron unos guantes con un relleno increíble. Me los traje a España para enseñarlos. Eran como un almohadón y con eso era imposible hacer daño.”


SUEÑO AMERICANO

Tras lo de Montenegro, Petrov acabó contrato con su promotora y decidió no renovar. Con 30 años cumplidos, sin mánager, sin promotor y con una derrota en su último combate, el futuro pintaba oscuro. Es cuando decidió buscar su sueño americano. Petia empieza a escribir a todo el que conoce de allí en busca de una ayuda o de un contacto. Finalmente, una periodista rusa le propone viajar a Estados Unidos para participar en un Reality Show de boxeo y le proporciona el billete de avión. El programa televisivo acaba siendo un fiasco porque no consiguen venderlo a ningún canal, pero a Petia le ha servido para poder entrenar allí y conocer a distintos mánager y promotores.

“No tenía ni para vivir. Tuve que pedir dinero prestado a mis suegros para poder mantenerme. Les dije que me iba a Estados Unidos a buscarme la vida y que ya lo devolvería. Gracias a ellos pude vivir este sueño. Mi mujer siempre ha creído en mí y se quedó aquí trabajando y pagando la hipoteca. Estuve un mes y me ofrecí a varios promotores, pero entre la edad y que venía de una derrota, pensaban que yo era un viejo de capa caída. Thompson Promotions me ofreció un combate con un mes de aviso. Para hacerlo tenía que perder mi billete de vuelta pero merecía la pena. Era contra Mickey Bey, el protegido de Mayweather, una gran oportunidad. Me presentaron a mi entrenador, Danny Zamora, con el que trabajo desde entonces. Pero una semana antes me llamaron y me dijeron que no había pelea. Había perdido todo porque no me pagaron nada. Fue un bajón terrible, no tenía nada. Y justo cuando me volvía a Madrid, camino al aeropuerto, me llaman y me ofrecen participar en el Torneo Boxcino que organiza la ESPN. Se había caído un boxeador y me ofrecieron ser el remplazo. Me vine a Madrid a pasar las Navidades y en febrero estaba de vuelta para prepararme en Estados Unidos”.

El Torneo Boxcino, televisado por la ESPN, que empezó en febrero de 2014 fue, sin duda el gran punto de inflexión de la carrera del vallecano. “Yo sabía que llegué de relleno. El torneo estaba montado para que lo ganara el imbatido ruso Fedor Papazov. Pero yo le gané en la primera ronda. No se lo esperaban. La semifinal ante Chris Rudd fue increíble, en una reserva india en Dakota del Norte. Estábamos a 17 bajo cero. Allí no había nada, solo el casino y los indios, y yo venía de estar a 30 grados en California. En la final, en Nueva York, con el título norteamericano en juego, gané al pegador Fernando Carcamo y entonces todo el mundo me empezó a prestar atención.”

Petrov, durante su último entrenamiento libre en Madrid.

Petrov, durante su último entrenamiento libre en Madrid. Jorge Barreno EL ESPAÑOL


Dos brillantes triunfos más con el título en juego ante Marvin Quintero y Michael Pérez llevaron a Petrov a ser nombrado número uno en las listas de la WBA. No solo eso, además de las victorias, en Estados Unidos cuenta la manera en la que se consiguen y los combates de Petrov resultaron de una espectacularidad que reforzó su poder de mercado.

“Fueron seis meses seguidos en Estados Unidos y eso me permitió también hacer guantes y medirme con muy buenos boxeadores y con campeones del mundo. Te exiges al cien por cien, que es lo que me ha hecho mejorar. Pasé de no tener nada a llegar arriba. Se habla del sueño americano y de lo de la tierra de las oportunidades, y en mi caso fue así.”

OPORTUNIDAD EN MANCHESTER

Pese a ser el aspirante oficial al título del peso ligero de la WBA, la revancha entre Jorge Linares y Anthony Crolla iba a suponer casi un año de espera para Petrov. Por eso, cuando surgió la oportunidad de disputar el campeonato de la WBO en Manchester no se lo pensó. Ha estado dos meses de campamento en California, y la última semana de aclimatación en España con su entrenador Danny Zamora y con su hermano Vladimir, fundamental también en su preparación. Flanagan, de 27 años, está imbatido como profesional y hace ante el hispano-ruso su quinta defensa. Es alto y zurdo, mal cliente solo con eso. Además es un boxeador muy completo técnicamente, que destaca por la velocidad de sus combinaciones y el ritmo que le puede imprimir a sus combates, lo que le ha valido el apodo de “Turbo”.

Pero la cita le llega a Petrov en su mejor momento de madurez deportiva y con tiempo de preparación. “Cada vez me siento mejor y más fuerte. En América he noqueado a cuatro de mis seis rivales. Se nota el trabajo realizado. El ambiente en Manchester va a ser brutal, pero estoy deseando que llegue el día. Si en Argentina eran 7.000 los que me gritaban, aquí van a ser 20.000. Flanagan es un buen campeón pero nunca ha salido de allí, siempre en casa con rivales que le han traído, y yo he pasado muchas cosas. Yo sé que mentalmente más fuerte que yo no va a estar. Todos los días me imagino subido en la esquina del ring celebrando el triunfo, gritando y llorando con el cinturón. Es algo que visualizo todos los días".

Tras 17 años como profesional, Petia se encuentra a un solo paso del gran objetivo. Un duro y tortuoso camino en el que no ha estado solo. “He tenido la suerte de contar siempre con el apoyo de mi mujer. Todavía no tenemos niños. La conozco desde que ella tenía 16 años y yo 18. Estuvo en mi tercer combate profesional y ya llevo 44. Lo ha vivido todo conmigo. A ver quién aguanta eso. Siempre me ha apoyado, hasta en los momentos más duros, en los que no había ingresos. Jamás me ha dicho deja el boxeo y ponte a trabajar, porque ha creído en mí. Cuando me tengo que ir meses a Estados Unidos, ella lo sufre pero sabe por qué lo hago y su apoyo es fundamental”.

Petrov suele decir con orgullo que se siente vallecano pero sin renunciar a sus orígenes. “En 17 años solo he podido ir a Rusia tres veces. Tengo familia y allí vive mi padre, que no se vino con nosotros. Y quiero volver este año a Rusia, pero con el cinturón. Me encantaría ver a mi padre, a mis tíos, mis primos y a mi entrenador y poder enseñarles mi cinturón”

“Creo que aún me quedan cinco años buenos de boxeo y quiero centrarme solo en eso. En el futuro, no sé, tampoco me veo abriendo un gimnasio. Creo que me sacaré el título de traductor jurado de español y ruso, pero aún queda mucho para eso”.

Este sábado en Manchester, el Zar Petrov afronta ante Terry Flanagan su combate más importante. Sin duda será una dura batalla en territorio hostil. Doce asaltos de tres minutos en lo que buscará culminar el sueño que daría sentido a tan azarosa y sacrificada carrera.

Petrov junto a su equipo en el último entrenamiento libre.

Petrov junto a su equipo en el último entrenamiento libre. Jorge Barreno EL ESPAÑOL