Adel Mechaal celebra su victoria en los 3.000 metros.

Adel Mechaal celebra su victoria en los 3.000 metros. REUTERS

Otros Deportes ATLETISMO

Adel Mechaal, campeón de 3.000 metros en el Europeo indoor de Belgrado

El atleta de origen marroquí se impuso con un tiempo de 08:00.60 para conseguir la segunda medalla de la delegación española. Hasta que no se pronuncie el TAS, el metal es provisional.

Adel Mechaal acumula más desdichas que alegrías en los últimos tiempos, aunque la alegría supera con creces la decepción continua de las sospechas de dopaje que se ciernen sobre él. El español de origen marroquí se coronó campeón de Europa de 3.000 metros bajo techo en los Europeos de Belgrado con tiempo de 8:00.60, lo que supone la segunda medalla de la delegación española tras la plata conquistada por Ruth Beitia en salto de altura.

Mechaal, que consiguió la quinta medalla para el atletismo español en 3.000 metros en unos Europeos en pista cubierta, ganó por delante del noruego Henrik Ingebrigtsen (8:00.93) y del alemán Richard Ringer (8:01.01).

Un año después de proclamarse subcampeón de Europa de 5.000 al aire libre, Adel Mechaal relegó al olvido sus problemas con las autoridades antidopaje al conquistar esta medalla de oro.

A Mechaal le interesaba una carrera rápida y limpia porque se encontraba fuerte, pero el primer mil discurrió a ritmo lento (2:50.68), el paso de la carrera femenina, unos minutos antes.

Tiraba el italiano de origen magrebí Marouan Razine, hasta que los turcos Kaya (Ali y Aras) tomaron la cabeza en el segundo km. Mechaal, que se vio a cola del grupo, tuvo que abrirse para llegar al segundo puesto. El segundo mil lo cubrió el alemán Ringer en cabeza en 5:34.25.

Adel Mechaal, medalla de oro en en el europeo de Belgrado

Adel Mechaal, medalla de oro en en el europeo de Belgrado Marko Djurica REUTERS

Mechaal tomó la cuerda al toque de campana y tiró a muerte. Por un momento parecía que Ingebrigsten, un "killer" en campeonatos de Europa, iba a dar buena cuenta del español, pero Mechaal aún guardaba un cambio más en sus piernas, redobló su ataque y voló hasta la meta.

El discípulo de Antonio Serrano, que estaba suspendido por la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) por tres controles fallidos, competía en Belgrado en virtud de la cautelar que le concedió el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).