Jorge Lorenzo levanta una reproducción de su logo realizada en cristal de Murano.

Jorge Lorenzo levanta una reproducción de su logo realizada en cristal de Murano. MotoGP

MotoGP

Lorenzo ultima su regreso a Yamaha

Mugello (Italia)

Las declaraciones lanzadas desde Ducati en los últimos días y las sensaciones que se palpan en el equipo han provocado que Jorge Lorenzo comience a pensar en un futuro lejos de la marca italiana. Su vinculación contractual concluye al final de la presente temporada y las recientes manifestaciones de Claudio Domenicali, consejero delegado de Ducati, han dejado claras las intenciones de la fábrica de Borgo Panigale. “Jorge es un gran piloto que no ha sabido encontrar la forma de extraer lo mejor de nuestra moto. Ni él ni nuestros técnicos han conseguido sacar el máximo provecho de su talento. Esto nos hace sentir amargura”, deslizó.

Unas declaraciones que han tenido la respuesta inmediata del piloto español nada más llegar a Mugello, donde este fin de semana se disputa el Gran Premio de Italia. “Debo respetar la opinión del jefe. Lo que sí puedo decirle es que no soy un gran piloto, soy un campeón. De aquí a final de temporada voy a intentar dar el máximo de mí mismo, tanto por los fans de Ducati y como por el equipo, para intentar conseguir podios y victorias con esta moto porque eso es lo que hacen los campeones”, ha zanjado Lorenzo que, sin acomodo en un equipo oficial, trabaja para continuar la próxima temporada en MotoGP con una moto que le haga recobrar la ilusión.

“Lo único que puedo decir con un 100% de seguridad es que voy a correr los dos próximos años en MotoGP con una moto competitiva. Hasta el momento es lo único que puede decir, pero seguro que en Montmeló [dentro de dos semanas] podré dar más información”, ha confirmado el triple campeón del mundo de la categoría reina, que ultima su regreso a la marca con la que consiguió sus tres entorchados en MotoGP y en la que permaneció nueve temporadas antes de emprender el reto de enfrentarse a la Ducati.

Yamaha ha acudido al rescate de Lorenzo gracias a la mano tendida por Lin Jarvis, director de Yamaha Motor Racing. Una operación que pasaría por crear un equipo privado, que contaría con el apoyo de la fábrica japonesa y con el patrocinio de Petronas, la compañía de petróleo y gas de Malasia que también apoya al equipo Mercedes-AMG en la Fórmula 1. Una situación similar a la que Valentino Rossi protagonizó en 2000, cuando subió a 500cc con los colores de la cervecera italiana Nastro Azzurro y todo el apoyo de Honda.

Jorge Lorenzo pasea en una góndola por los canales de Venecia.

Jorge Lorenzo pasea en una góndola por los canales de Venecia. MotoGP

Si Lorenzo viene a Yamaha será muy positivo para él. En el pasado ha demostrado ir muy rápido con la Yamaha. Creo que será difícil si Lorenzo regresa, pero la situación será muy similar a la de este año porque tenemos a Zarco que es muy fuerte”, ha argumentado Valentino Rossi mientras que Maverick Viñales, su compañero de equipo, también se muestra receptivo al regreso de Lorenzo a la fábrica de los tres diapasones. “Creo que en una fábrica siempre es importante tener grandes pilotos porque ayudan a mejorar, sobre todo porque intentan poner el nivel de la moto más alto y al final resulta interesante. Para nosotros también podría ser una gran ayuda, porque Jorge pilota muy distinto a cómo lo hago yo y ver si la moto funciona con dos pilotos muy diferentes es interesante”, ha razonado el piloto español de Yamaha.