Márquez celebra la victoria en Australia

Márquez celebra la victoria en Australia Efe

MotoGP

Márquez sentencia el campeonato en la batalla más colosal de la temporada

Gana en Phillip Island y su ventaja de 33 puntos sobre Dovizioso, que sólo pudo ser decimotercero, puede llevarle a ser campeón en Sepang, el próximo fin de semana

Las secuelas de la colosal batalla vivida en Phillip Island, en la carrera de la temporada en la que se ha podido disfrutar de una infinidad de adelantamientos en el grupo de cabeza, se podían apreciar en el colín de la moto de Marc Márquez y en el mono de Valentino Rossi. La parte trasera de la Honda RC213V del líder de MotoGP no resistió el envite de Johann Zarco, mientras que las marcas de neumático en la zona izquierda del mono de Il Dottore fueron producto de la rueda delantera de la moto del piloto español del equipo Repsol1 Honda.

Unos efectos colaterales que muestran el fragor de la lucha vivida en el Gran Premio de Australia, donde Márquez ha dejado prácticamente sentenciado el campeonato tras sumar su sexta victoria del año y después de que Andrea Dovizioso sólo pudiera ser decimotercero tras verse superado prácticamente en la línea de meta por Scott Redding y Dani Pedrosa. Con 33 puntos de ventaja en la general, el próximo fin de semana en el circuito malasio de Sepang gozará de la primera oportunidad para proclamarse por cuarta vez campeón del mundo de MotoGP.

La agresividad ha sido el denominador común de una carrera que ha arrancado con Márquez en cabeza, aunque a las primeras de cambio se ha visto superado por el australiano Jack Miller mientras Rossi y Maverick Viñales seguían su estela. Dovizioso, que partía desde la undécima posición de la parrilla, ha cometido un error gravísimo al inicio del segundo giro que le ha llevado hasta la vigésima plaza mientras en el grupo de cabeza Zarco animaba el baile. El piloto francés, que se ha convertido en el mejor debutante de la temporada, a punto ha estado de tirar a Márquez en la tercera vuelta. La situación ha sido aprovechada por Rossi para escalar hasta la tercera posición y situarse justo detrás de su compañero de equipo, al que ha adelantado dos vueltas después para lanzarse a la caza de Miller, al que ha superado sin contemplaciones en el sexto giro.

La batalla no había hecho nada más que empezar y el líder de MotoGP no iba a dejar escapar una victoria que se antojaba fundamental para sus intereses. Superó a Maverick en el séptimo giro para situarse segundo hasta que Zarco volvió a la carga para tomar la cabeza de la carrera.

La estrategia de los pilotos de cabeza pasaba por conservar los neumáticos para después lanzar el ataque final en los últimos giros. El primero que pasó a la acción fue Rossi, que superó a Zarco para colocarse primero hasta que Márquez le usurpó la posición a falta de siete vueltas para el final con un adelantamiento por el interior en la curva 2 en el que el italiano se tuvo que abrir para evitar el contacto.

La agresividad de Iannone y Zarco en los compases finales propiciaron que Márquez cobrara ventaja y la carrera se rompiera mientras Rossi y Maverick bregaban con ellos para poder subir al segundo y tercer escalón del podio, respectivamente.