Maverick Viñales después de ganar su primera carrera en MotoGP con Yamaha.

Maverick Viñales después de ganar su primera carrera en MotoGP con Yamaha. MotoGP

MotoGP

Maverick Viñales: problemas de visera, pero no de pilotaje

Sufrió problemas de visión en los compases iniciales de la prueba. “No veía muy bien y era extraño, seguramente era por la humedad”, valoró el líder del campeonato del mundo de MotoGP.

Losail (Qatar)

Noticias relacionadas

Tras dominar de forma aplastante durante todas las pruebas invernales, Maverick Viñales se enfrentaba a su primera prueba de fuego porque era el gran favorito para adjudicarse la victoria en su debut con Yamaha. Y cumplió todos los pronósticos gracias a la lección de pilotaje que ejecutó en el circuito de Losail y disfrutó del sabor de la victoria desde lo más alto del podio del Gran Premio de Qatar.

El piloto español, que firmó con la marca de los tres diapasones con el único objetivo de convertirse en campeón del mundo de MotoGP, comienza la campaña haciendo historia porque se ha convertido en el segundo piloto más joven de todos los tiempos en ganar con dos fábricas diferentes en la categoría reina. Lo hizo con Suzuki en Silverstone, el pasado mes de septiembre, sumando su primer triunfo en MotoGP. Seis meses después ha vuelto a subir a lo más alto del cajón, aunque en esta ocasión con la fábrica de Iwata. Mike Hailwood, quien ostenta el récord precocidad (21 años), consiguió ganar por primera vez en 500cc con Norton (1958) aunque transcurrieron tres años hasta que después lo hizo con MV Agusta (1961).

“Con la victoria, me he sacado un peso de encima después de liderar todos los test. Llegaba aquí con la mentalidad de ganar y con toda la presión de que podía hacerlo. Al final, hacerlo no es fácil y una vez lo he hecho me he sentido muy contento, muy satisfecho y muy motivado para Argentina”, aseguró el piloto español de Yamaha, que en la salida estuvo a punto de tocarse con Zarco y se vio obligado a levantar la moto. Después fue superado por Márquez y Dovizioso en la aceleración.

“He intentado concentrarme, apretar lo justo al principio para calentar bien los neumáticos y hacer un buen final de carrera”, señaló el nuevo líder del campeonato del mundo de MotoGP, que sufrió un problema de visión debido a la visera tonalidad amarilla de su casco debido a la iluminación artificial de la pista. “No veía muy bien y era extraño, seguramente era por la humedad. Al principio he ido con prudencia, pero al final tampoco ha sido un gran problema”, aseguró en declaraciones a Cataluña Radio. Una circunstancia que le impidió sentirse cómodo en los compases iniciales de la prueba hasta que recuperó la confianza y en las dos últimas vueltas consiguió deshacerse de Dovizioso para volar hacia su primera victoria en su debut con Yamaha.