Álvaro Bautista, durante la primera jornada de entrenamientos en el circuito de Imola.

Álvaro Bautista, durante la primera jornada de entrenamientos en el circuito de Imola. Aruba Racing Ducati

Motor WORLDSBK

Álvaro Bautista, ante el desafío de lo desconocido en Imola

Prueba de fuego para el líder español del WorldSBK, en un trazado donde nunca ha rodado y en el que ha finalizado cuarto tras la primera jornada.

Tras arrasar en las 11 primeras carreras de la temporada, Álvaro Bautista ha puesto patas arriba el WorldSBK. El rookie aventaja en 53 puntos a Jonathan Rea, dominador del campeonato de las motos derivadas de serie durante las últimas cuatro temporadas. El binomio Bautista-Ducati Panigale V4 R ha arrasado con todo a su paso después de visitar Phillip Island, Buriram, MotorLand y Assen, circuitos que el líder conoce a la perfección tras 17 campañas en el Campeonato del Mundo de MotoGP. Todo eso antes de llegar al Autodromo Enzo e Dino Ferrari de Imola, donde este fin de semana se disputa la quinta cita del curso y donde el español carece de experiencia previa. Una situación que volverá a repetirse en el tramo final del año, cuando el WorldSBK visite el trazado portugués de Portimao (8 de septiembre), el francés de Magny Cours (29 de septiembre) y el argentino de San Juan (13 de octubre)

Aprovechando el parón de cuatro semanas del campeonato de las motos derivadas de serie, Bautista rodó tan sólo un día en la pista italiana y en condiciones de lluvia. Una mera toma de contacto para hacerse una idea de lo que le espera este fin de semana, que ha comenzado con una cuarta posición en una primera jornada dominada por Rea. “El test fue útil para tener algunos puntos de referencia para este fin de semana. La pista es un poco vintage: es muy estrecha, con muchos puntos de frenada y una buena combinación de curvas rápidas”, analiza el español en un circuito donde estará arropado por los tifosi de la fábrica de Borgo Panigale, ubicada a sólo 30 kilómetros del trazado.

Bautista habla con su técnico, durante el test privado en Imola, hace dos semanas.

Bautista habla con su técnico, durante el test privado en Imola, hace dos semanas. Aruba Racing Ducati

Bautista se enfrenta al desafío de lo desconocido en Imola, donde se ha visto en más de un apuro a lo largo del día en la búsqueda de las trazadas idóneas. Ha salvado una caída por la mañana y se ha llevado algún susto en la sesión de la tarde, cuando peleaba con los endemoniados virajes de un trazado tan histórico como exigente técnicamente. El español ha concluido cuarto, a siete décimas del tetracampeón norirlandés.   

 “Conozco muy bien a Álvaro, desde que era piloto de 125cc. Sé que es realmente fuerte. Pienso que yo creí más en él que él mismo. Estoy muy contento, pero es sólo el principio de la temporada. Aún quedan muchas carreras por disputarse. Hay que tener los pies en la tierra”, ha analizado Gigi Dall’Igna, director general de Ducati Corse y artífice de la llegada de Bautista al WorldSBK para recuperar el cetro de campeón ocho años después del logrado por Carlos Checa.