Jon Rahm durante la tercera jornada del Open de España.

Jon Rahm durante la tercera jornada del Open de España. Efe

Golf GOLF

Jon Rahm y Nacho Elvira quieren que el Open de España se quede en casa

Los dos españoles se encuentran a un sólo golpe del irlandés Paul Dunne, líder del torneo que se disputa en el madrileño Centro Nacional de Golf.

Noticias relacionadas

Sábado. Moving day. Todo preparado para los saltos en la clasificación. Última llamada para rezagados: si no aprovechaban estos 18 hoyos, el domingo se quedaban sin margen de error. El marco no podía ser más adecuado: sol, poca brisa y la pincelada de miles de personas que ha querido aportar Madrid. Gritos de ánimo por doquier y hoyos a reventar, no sólo en los partidos de los españoles. Cómo bien afirmaba Rafa Cabrera-Bello, el público, de 11.

Después de la masacre del viernes, todo parecía indicar que el campo se iba a llevar un rapapolvo aún mayor. Pues no exactamente. Cierto es que ha habido buenas vueltas, pero ninguna como el estratosférico 63 de Schneider y Sullivan el viernes. Éste último ha presentado la mejor tarjeta del día otra vez, 65, y aún se dejaba varias oportunidades en el tintero. Experiencia Ryder e instinto asesino en los greens cuando está fino son sus armas, sin duda dará guerra.

La gran sensación del torneo, Jon Rahm ha firmado una tarjeta de 66 golpes, gran vuelta, no obstante el putt sigue sin estar al nivel que acostumbra el número 4 del mundo. El ritmo de birdies ha sido excelente, sin tardar más de tres hoyos sin sacar rédito, pero se dejaba 3-4 opciones muy claras que junto con el bogey del hoyo 14 dan una clara muestra del potencial ilimitado que ostenta el jugador vasco, capaz de firmar una de las mejores vueltas del día y dar la sensación de haber empleado el juego "B".

El liderato sigue siendo para Paul Dunne, una auténtica maza. Hoy no ha despegado su mejor juego de tee a green, pero se ha mostrado infalible en el juego corto, deleitando a la miríada de asistentes que le acompañaban con recuperaciones de todo tipo: pateando con madera en el 9, dejándola dada en el 12 y convirtiendo decenas de metros con el putt. Sólido como una roca. Vuelta de 68 que le permite defender el puesto de privilegio en la clasificación.

Que Jon es claro candidato estaba claro, pero la gran noticia para los aficionados españoles es el estado de forma de Nacho Elvira. El jugador cántabro, que salía en el partido estelar junto con Dunne, ha seguido perfectamente la estela del jugador nacido en la Isla Esmeralda, haciéndole notar su aliento en el cogote ante el menor atisbo de duda. Apoyándose fundamentalmente en el putt, su mejor arma hoy, ha dejado claro que quiere este torneo y cualquiera que se interponga en su camino va a tener que sudar de lo lindo.

Elvira le ha ganado el parcial al líder, y le ha restado dos golpes, dejando la diferencia en un solo impacto. El español, cuyo mejor resultado este año es un puesto 39 en Qatar, comentaba el viernes que es el putt precisamente lo que más ha estado trabajando durante el parón de cinco semanas debido al Match Play y al Masters. El trabajo lo ha centrado sobre todo en la lectura de las caídas: "Quizá no meta tantos putts, pero los tiro mucho mejor y a la larga entran un par de ellos más. Cuando pateas bien no estás tan presionado desde el tee intentando dejarla muy cerca, juegas más relajado".

Con un físico y una altura privilegiados, el cántabro llegó al Tour Europeo procedente del Challenge Tour, donde cosechaba cuatro victorias pero aún busca unirse al club de ganadores españoles en la primera división europea. Lo tuvo muy cerca en el Trophée Hassan II, donde sucumbía ante el joven talento surcoreano Jeunghun Wang en el segundo hoyo de playoff en el 2016. Está ante su gran oportunidad y va a luchar hasta el final.

No puede estar más bonito el torneo. El 'Open de Todos' es más que un éxito de público y además los principales protagonistas del torneo copan los primeros puestos de la clasificación. Dos españoles a un golpe del líder, exjugadores y aspirantes a la Ryder Cup en la contienda... No se lo pierdan.