Jon Rahm celebra uno de sus birdies en la tercera jornada del Masters.

Jon Rahm celebra uno de sus birdies en la tercera jornada del Masters. Reuters

Golf

Jon Rahm revienta Augusta y sueña con conquistar el Masters

El de Barrika firmó la mejor tarjeta de la tercera jornada en el primer grande del año para terminar con -8 y opciones de imitar los éxitos de Ballesteros, Olazabal y García.

Sir Nick Faldo ha sido el único jugador de la historia que ha conseguido imponer una bandera distinta de la estadounidense por dos años consecutivos en el palmarés del Masters de Augusta. Una gesta única lograda en los años 1989 y 1990 que casi 30 años después podría tener la réplica española. Después de dos décadas de travesía por el desierto tras el doblete de José María Olazabal, Sergio García devolvió al golf patrio a la primera plana con su triunfo en Augusta. Una victoria que Jon Rahm se ha puesto en posición de repetir después de firmar la mejor tarjeta del sábado convirtiéndose en el auténtico protagonista del conocido Moving Day.

Nadie ha conseguido remontar seis golpes de desventaja en las dos jornadas finales del Masters desde hace medio siglo. Sin embargo, el de Barrika está dispuesto a batir todos los récords que se le pongan por delante. No en vano fue él quien antes incluso de ser profesional dijo que su único objetivo era ganar y ser el mejor: "Si Jack Nicklaus tiene 18 grandes yo quiero 19".

Esa filosofía, esa ambición tan bien trabajada por su coach mental Joseba del Carmen, ahora sin la obligación del Baskonia y entregado únicamente al golfista, es la que se aprecia en su juego cuando ataca. Y este sábado atacó, vaya si atacó.

El de Barrika niega que su resultado de 2017 (empatado en el puesto 27 sin una tarjeta por debajo de los 70 golpes) sea una espinita clavada, él prefiere recordarlo con la vista puesta en el futuro, en el desafío que supone para él el campo de Georgia dentro de su meteórica carrera, como ha quedado demostrado. Después de un jueves y un viernes discretos, a la sombra de los grandes nombres y oculta por unos número nada llamativos, el vasco desató los siete infiernos en el Augusta National.

Birdie al 1, birdie al 2, eagle al 8, birdie al 10, birdie al 16 y birdie al 17, además de 12 pares que bien podrían haber sido menos de no sufrir una corbata en el 11 y gracias a la bandera que paró su approach en el 13 después de tirar la bola al agua. Una jornada casi perfecta, la mejor tarjeta en lo que va de torneo entre los 86 jugadores que comenzaron: 65 golpes, -7 en el día, -8 en el total para posicionarse de tal manera que los sueños de emular a Severiano Ballesteros, José María Olazabal y Sergio García no son ni mucho menos descabellados.

Patrick Reed celebra su eagle del hoyo 15.

Patrick Reed celebra su eagle del hoyo 15. Reuters

No fue sin embargo el del español el único 65 del día. Llegarían después dos tarjetas idénticas. La primera fue la de Rickie Fowler. El estadounidense desató un día de furia, ansioso por conseguir su primer gran y dejar de ser un jugador "sobrevalorado", como alguna vez le han llegado a calificar. Suyos fueron también cinco birdies y un eagle sin un solo fallo en todo el día. Con -9 en el total, un golpe mejor que el español, será el compañero de partido de Rahm en la jornada final. Aunque no será el estadounidense el único al que deberá vigilar el español.

Rahm y Fowler aún deben mirar hacia arriba para encontrar a sus verdaderos rivales. Rory McIlroy, quizás el gran tapado de este Masters antes del inicio del torneo, fue el otro 65 del día, un vendaval, sobre todo de rabia, después del juego gris que ha desarrollado el norirlandés en los últimos tiempos que le catapultó hasta 11 bajo par y le situó en la posición perfecta para asaltar el único grande que se resiste a su palmarés.

Y todos ellos están bajo el control de Patrick Reed. El estadounidense, la nemésis estadounidense de McIlroy en la última Ryder Cup, es el líder incuestionable de un torneo que maneja con puño de hierro y que estuvo a punto de sentenciar con sus dos eagles casi consecutivos en los hoyos 13 y 15. Terminó el día con 14 bajo par, tres golpes mejor que McIlroy, seis golpes mejor que Rahm y Fowler. Aunque como todo el mundo sabe, el Masters se gana en los últimos nueve hoyos del domingo. Hay partido, sobre todo si repite el duelo mental y de gestos que mantuvo con McIlroy en la última Ryder Cup.

Leaderboard tras la 3ª jornada

1.- Patrick Reed (EEUU) - 202 golpes (-14)

2.- Rory McIlroy (NIR) - 205 (-11)

3.- Rickie Fowler (EEUU) - 207 (-9)

4.- Jon Rahm (ESP) - 208 (-8)

5.- Henrik Stenson (SUE) - 209 (-7)

6.- Tommy Fleetwood (ING) - 210 (-6)

6.- Bubba Watson (EEUU) - 210 (-6)

6.- Marc Leishman (AUS) - 210 (-6)

9.- Justin Thomas (EEUU) - 211 (-5)

9.- Jordan Spieth (EEUU) - 211 (-5)

...

36.- Rafa Cabrera-Bello (ESP) - 219 (+3)