Pogba celebra uno de sus dos goles en el Manchester City - Manchester United.

Pogba celebra uno de sus dos goles en el Manchester City - Manchester United. REUTERS

Premier League

Mourinho completa la semana 'horribilis' de Guardiola y aplaza el alirón del City

El Manchester United remonta un 2-0 de forma brillante el Manchester City en el Etihad (2-3) y deja con la miel en los labios al técnico catalán, al que todavía le quedan seis jornadas para ganar la Premier League. 

El Manchester United de Mourinho remontó este sábado un 2-0 en contra en el Etihad Stadium y, gracias a un doblete de Paul Pogba y a un tanto de Chris Smalling, infligió al Manchester City su segunda derrota de la temporada en liga y obligó a los de Pep Guardiola a aplazar al menos una semana la fiesta por el título.

Los de casa necesitaban un triunfo más para coronarse campeones de liga con seis jornadas por disputarse. Y el escenario era inmejorable: en casa -acumulaban una racha de 27 encuentros sin perder- y contra sus rivales de patio, un United de José Mourinho sin prácticamente opciones a pelear el título y que llegó al Etihad Stadium con la intención de aguar de su vecino.

La derrota el pasado miércoles en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones a manos del Liverpool (3-0) supuso un duro correctivo para los 'Citizens', que se aferraban al partido de este sábado para recuperar la moral y las sensaciones perdidas.

Pogba saluda a Guardiola a la finalización del City - United.

Pogba saluda a Guardiola a la finalización del City - United. REUTERS

Veinticinco minutos tardaron los locales en asestar el primer golpe al equipo de Mourinho, cuando el capitán, Vincent Kompany, se quitó de encima a Smalling, entró como una exhalación en el área pequeña y cabeceó, imperial, un córner de Sané para dejar a los suyos más cerca del título.

Sin tiempo a la reacción visitante, los hombres de Guardiola parecieron encarrilar el triunfo cinco minutos más tarde: Sané recogió un mal despeje de De Gea, entregó el balón Sterling y éste se lo dejó a Gündogan, que se deshizo de Smalling con una ruleta y fusiló al portero español.

La segunda mitad fue otra historia: el City salió dormido y el United ultramotivado, sabedor de que la remontada era posible, pues ya lo hizo hace unas semanas en Selhurst Park ante el Crystal Palace, cuando se marchó al descanso con una desventaja de dos goles.

A los siete minutos de la reanudación, Pogba, inmenso hoy, culminó una gran jugada colectiva -apertura desde la derecha de Alexis, Herrera dejó el balón con el pecho y el francés fusiló a Ederson- para recortar diferencias en el marcador. Novena y siete segundos después, de nuevo Pogba fue el encargado de amargar la fiesta de los 'Citizens' y, merced a un cabezazo desde el área pequeña tras un centro lateral de Alexis, subió el 2-2 al marcador.

Mourinho, durante el derbi de Manchester.

Mourinho, durante el derbi de Manchester. REUTERS

La remontada la culminó Smalling en el minuto 69. El defensa inglés se desquitó de sus errores en los dos primeros goles del rival y aprovechó un fallo de la defensa local para remachar, libre de marca en el área pequeña, una falta botada por Alexis.

Movió el banquillo Guardiola e inmediatamente después dio entrada a De Bruyne, Gabriel Jesús y Agüero por los 'Silvas' -David y Bernardo- y Gündogan. Sin embargo, el gol se le resistió a los de Pep, que, eso sí, reclamaron un claro penalti sobre el 'Kun' que no vio el árbitro, y se toparon una vez con el palo y otra vez con un inconmensurable De Gea.

No se volvió a tocar el marcador en el Etihad Stadium y el Manchester United de Mourinho se llevó un triunfo que lo asienta en segunda posición de la tabla y que agua la fiesta del City, que deberá esperar al menos una semana más para coronarse campeón de la Premier.