Messi junto a los jugadores del Atlético de Madrid en el partido de Liga.

Messi junto a los jugadores del Atlético de Madrid en el partido de Liga. Getty Images

Copa del Rey Copa del Rey

Todo lo que esclarecerá la semifinal entre Atlético de Madrid y Barcelona

¿Cuál de las dos versiones del equipo colchonero se verá? ¿Qué impacto tendrán las ausencias de Busquets e Iniesta? ¿Habrá un cambio de ciclo? EL ESPAÑOL analiza las cuestiones previas al partido copero. 

Sólo una eliminatoria, dos partidos y la vida. Quizás sea un tópico -puede ser-, pero no por eso deja de ser verdad. El Atlético, más que nunca, necesita una victoria en las semifinales de la Copa del Rey. O, mejor dicho, el pase. De hecho, sabe cómo conseguirlo. Ya lo hizo en los cuartos de final de la Champions League en 2014 y 2016 respectivamente, dos cruces para ser optimistas. Pero, por otro lado, se enfrenta al Barcelona, su peor rival, el equipo que le ha comido la tostada en 16 de los 18 partidos que han disputado desde que llegó Simeone. Un enfrentamiento, en cualquier caso, que esclarecerá, para bien o para mal, muchas cosas en ambos conjuntos. ¿Con qué consecuencias? Eso está por ver.

ATLÉTICO DE MADRID

¿Qué versión del Atlético se encontrará el Calderón?

El Atlético de Madrid no ha rendido por igual en todas las competiciones durante este curso. Ha exhibido una cara en la Liga, en la que ha acumulado 10 victorias, seis empates y cuatro derrotas; y otra en la Champions, con un pleno de triunfos en la primera fase y su clasificación para los octavos de final, donde se enfrentará al Bayer Leverkusen. ¿Y en Copa? Aún está por ver. Principalmente, por dos motivos. El primero, el equipo de Simeone ha conseguido pasar de ronda, pero siempre ante rivales inferiores -con la excepción de Las Palmas-; y el segundo, ha intercalado buenos momentos (como su partido en Gran Canaria) con minutos de desidia: los últimos de la vuelta contra los canarios -pasando del 2-1 al 2-3 en un corto lapso de tiempo- y el final del segundo partido contra el Eibar, en el que se dejó remontar antes de empatar el choque (2-2). Por tanto, el que calibrará todo será el Barcelona.

Messi pelea con Filipe Luis por un balón.

Messi pelea con Filipe Luis por un balón.

Simeone, en los últimos ocho partidos, sólo ha repetido dos veces la formación en ataque (ambos con Griezmann y Torres). En todas, sin embargo, ha estado el ‘Principito’ en la alineación titular, pero con diferentes acompañantes. Uno de ellos, Carrasco. El extremo belga, que también ha jugado como delantero este curso, se fue enfadado tras ser sustituido en Mendizorroza en el empate contra el Alavés (0-0) y tiró una botella al llegar al banquillo. Sin embargo, todo apunta a que estará en punta junto con el francés. Aun así, cuando restan horas para el partido de ida, todavía no se sabe quién será el elegido.

¿Crisis?

En el Atlético, últimamente, se ha hablado mucho de crisis -bendita, merced al pasado del club-. Sin embargo, el Barcelona será el que calibrará si, en efecto, el aficionado rojiblanco tiene motivos para preocuparse. ¿Por qué? En Liga, a día de hoy, está a 10 puntos del líder, el Real Madrid, y con un partido menos. Y de caer en la Copa del Rey, al equipo de Simeone sólo le quedaría la Champions. Sí, frente a un rival asequible como el Bayer Leverkusen, pero con la obligación de ganar para seguir metido en la lucha por los títulos. Dicho esto, también puede ocurrir lo contrario: que el conjunto colchonero se clasifique para la final de la Copa y pueda comparecer con tranquilidad en Europa.

¿Le afectará la baja de Giménez?

El defensa uruguayo había sido vital en este comienzo de 2017. Ante las bajas de Tiago, Thomas -vuelve esta semana de la Copa de África- y Augusto Fernández, Simeone había utilizado a Giménez tanto de mediocentro como de central -sobre todo para dar descanso a Godín-. Sin embargo, su lesión, que lo mantendrá durante dos meses de baja, es preocupante a corto plazo. Sin él, el Cholo se queda con Gabi -que además está apercibido-, Saúl y Koke como únicos jugadores de garantías para el centro del campo. ¿Cómo solucionará este problema? He ahí la cuestión. En cualquier caso, parece una certeza que Gaitán apoyará de nuevo en esa zona. Eso sí, todos ellos seguirán acumulando minutos.

BARCELONA

¿Son los árbitros o es el juego?

En Barcelona, como es inevitable, todavía se habla del gol fantasma que el árbitro no quiso conceder el pasado fin de semana en su visita al Benito Villamarín. De ahí que la principal prensa deportiva de la Ciudad Condal lleve días pidiendo el uso de la tecnología en el fútbol. O, por ejemplo, que Tebas haya reconocido que están pensando en implantar el VAR la próxima temporada. Sin embargo, la polémica del empate contra el Betis (1-1) no debería tapar el análisis sobre la evidente crisis de juego que sufre el equipo. En concreto, y volviendo a Sevilla, el conjunto de Luis Enrique fue dominado durante 75 minutos el domingo. Y sí, jugó muy bien los últimos 15, pero con eso, en teoría, no tiene pinta de que le pueda ganar al Atlético.

Rakitic celebra su gol en el partido de ida.

Rakitic celebra su gol en el partido de ida. EFE

El gran Barça de Guardiola se vertebró con Xavi, Iniesta y Busquets en la medular. Pues bien, tras la marcha del primero y la ausencia de estos dos últimos por lesión en el partido del Calderón, Luis Enrique tendrá que volver a alinear a Arda, André Gomes, Rakitic o Denis Suárez -seguramente el único que ha dado un paso adelante últimamente-. La otra opción pasa por meter a Mascherano como mediocentro o retrasar a Rafinha, que entra en la convocatoria, según ha anunciado el club. Pero, haga lo que haga ‘Lucho’, ¿se notará su ausencia? Ese es el hándicap que tiene el Barcelona a corto plazo.

¿Cambio de ciclo?

El Barcelona, de aquí a final de temporada, podría cambiar por completo. La junta directiva tiene por delante unos meses en los que debe solucionar qué hacer con las renovaciones de Leo Messi y de Luis Enrique respectivamente. Y, aunque el resultado de este cruce no influiría en las negociaciones con el argentino, sí podría suponer un punto de inflexión de cara a lo que haga el técnico azulgrana. Una derrota, tal y como está la Liga -el Barça está a cuatro puntos del Madrid y con un partido más-, dejaría a los culés con la única posibilidad de luchar por la Champions. ¿Habría cambio de ciclo en ese caso? Está por ver, pero esta eliminatoria es un punto de inflexión que podría acelerar todo lo que esté por venir. Con tecnología o sin ella; con errores arbitrales o sin ellos.

Luis Suárez se lamenta tras fallar una ocasión.

Luis Suárez se lamenta tras fallar una ocasión.