Ultras del Dynamo de Dresden.

Ultras del Dynamo de Dresden.

Bundesliga

Así la liaron los ultras del 'ejército' de Dresden: marchas militares, bengalas, heridos…

La afición del equipo de la Bundesliga 2 le ha declarado la ‘guerra a la Federación’ y ha sido sancionada. Los jugadores saludaron a sus aficionados, todos vestidos con ropas de camuflaje

Noticias relacionadas

La escena, para ser sinceros, da miedo. El pasado domingo, en Karlsruhe (3-4), antes del último partido de la Bundesliga 2, los aficionados del Dynamo de Dresden marcharon todos juntos vestidos con ropas de camuflajes. En total, 1.000 personas vociferando las consignas de un líder que, en cabeza, fue marcando los pasos de su particular ‘ejército’. Uno, dos; uno, dos... Y también el mensaje: “Guerra a la DFB (Federación Alemana de Fútbol)”. Y mientras, bengalas, bombas de humo y muchos heridos tras la ‘batalla’: 15 policías y 21 personas.


La marcha hacia el estadio del Karlsruhe había sido planeada con antelación, según informa el diario alemán Die Welt. La afición del Dynano de Dresden hizo un llamamiento a todos sus fans para que se reunieran a las 12:00 horas, antes del partido, para caminar juntos hasta llegar al WildparkStadion y tomar asiento en sus localidades. Eso sí, todos debían ir vestidos con un traje de camuflaje, como si fueran a la guerra, en nombre del ‘ejército de fútbol de Dresden’. Todos, con un mensaje: ‘Guerra a la DFB (Federación Alemana de Fútbol).

Dynamo Dresden Invasion in Karlsruhe! (14.05.2017)


Los ultras del Dynamo de Dresden, en su camino hacia el estadio, tiraron bengalas y bombas de humo. Posteriormente, asaltaron las taquillas del estadio, robaron en los quioscos que se fueron encontrando a su paso e insultaron a todo el que quiso oponerse ante su marcha militar.


SALUDO MILITAR DE LOS JUGADORES


Ante este incidente, la Federación Alemana de Fútbol ha decidido abrir expediente al Dynamo de Dresden por armar ese escándalo y por lo realizado por sus jugadores, que marcharon por el campo como si fueran militares y saludaron a los ultras del club con el saludo pertinente.


La imagen, tan impactante como real, ha llegado hasta el Parlamento alemán, donde el ministro del Interior, Thomas de Maizière, ha catalogado los hechos como “totalmente inaceptables”. Y añadió: “El que ataca a acomodadores y policías no es hincha de un equipo de fútbol y no tiene que estar en un estadio sentado, sino entre rejas”. En los próximos días se desvelarán las medidas tomadas por la Federación de Fútbol Alemana y por las autoridades ante este grupo de ultras de extrema derecha y marcado carácter racista.