Partido entre el Benfica y el Oporto.

Partido entre el Benfica y el Oporto. EFE

Fútbol FÚTBOL

El Benfica, multado por poner en su estadio el pasodoble 'España cañí'

Noticias relacionadas

El Benfica, histórico en la Primeira Liga ha sido sancionado por la Federación Portuguesa de Fútbol por difundir a través de la megafonía de su estadio, cuando los jugadores se dirigían a los vestuarios tras finalizar un encuentro contra el Oporto, el pasodoble taurino 'España cañí'.

Se trata del clásico que disputaron el pasado domingo 7 de octubre en el Estadio da Luz el club encarnado y el Oporto de Iker Casillas, que acabó con victoria por la mínima para el Benfica (1-0) con la que, además, consiguió el liderato.

El Consejo de Disciplina de la Federación Portuguesa de Fútbol aseguró que estos hechos suponen "una violación de los deberes de corrección y urbanidad", motivo por el que el club de las águilas ha sido sancionado con una multa económica de 765 euros. En la descripción de los hechos, el Consejo de Disciplina Deportiva recordó que el género del pasodoble es "un estilo musical utilizado en las corridas de toros".

Líder tras derrotar al Oporto de Casillas

El Benfica se impuso el pasado domingo al Oporto en uno de los clásicos del fútbol portugués gracias a un gol del suizo Seferovic que consiguió romper la sólida defensa de Iker Casillas, quien evitó un marcador más abultado y llegó a sorprender por momentos al estadio La Luz.

Casillas, en un partido con el Oporto.

Casillas, en un partido con el Oporto. REUTERS

El estadio lisboeta, lleno para el encuentro, asistió a algo más que uno de los grandes choques portugueses: en juego estaba el liderato de la Liga, al alcance de ambos si jugaban bien sus cartas.

Los de Rui Vitoria llevaron la iniciativa desde el primer momento con bastante intensidad. Las 'águilas' pusieron por primera vez a prueba la portería de Casillas en el minuto 15, pero el español salió a tiempo para evitar el peligro, personalizado en Seferovic, que ya avisaba de sus intenciones. No fue hasta el minuto 60 de partido cuando un balón llovido del cielo fue prolongado por Pizzi, habilitando a un Seferovic al que no le tembló el puso en el mano a mano.