Viviani celebra su victoria en la 17ª etapa del Giro, la cuarta de esta edición.

Viviani celebra su victoria en la 17ª etapa del Giro, la cuarta de esta edición.

Ciclismo

Viviani también manda sobre la lluvia y llega al póker de victorias en el Giro

El italiano Elia Viviani (Quick Step) se ha alzado en el sprint con la decimoséptima etapa del Giro de Italia, entre Riva del Garda e Iseo, de 155 km, de transición hacía el tríptico montañoso que debe decidir la cita, y que ve como el británico Simon Yates (Mitchelton-Scott) mantiene la "maglia rosa" con 56 segundos de ventaja sobre el holandés Tom Doumoulin (Team Sunweb). [Así te hemos contado la 17ª etapa del Giro de Italia]

Viviani, que logra su cuarta victoria de etapa en la actual edición el Giro (quinta en sus participaciones), marcó un crono de 3 horas 19 minutos 57 segundos (44,861 km/h), precediendo en la línea de llegada al irlandés Sam Bennett (Bora-Hansgrohe) y al italiano Niccolo Bonifazio (Bahrain Merida), que ocuparon la segunda y tercera posición, respectivamente. [Así está la clasificación general del Giro de Italia]

A la espera de las tres etapas de montaña (jueves, viernes, sábado) que deben decidir el campeón final, y tras la crono del martes, la etapa de transición hacía la gran cita cumplió lo esperado: intentos de fuga desde el inicio para los más modestos, calma entre los que se juegan la general, y final al sprint. Eso sí, tuvo un fuerte ritmo, como indican el promedio de 44,8 km.

Al margen del vencedor, la etapa contó con dos protagonistas intermedios: el español Luis León Sánchez (Astana) y el italiano Alessandro De Marchi (BMC). Ambos entraron en las dos grandes fugas del día, y vieron malograr su "sueño" de triunfo a tan sólo 11 kilómetros de la línea de meta. Ambos ya entraron en la fuga inicial de catorce corredores que llegaron a contar con 45 de segundos de ventaja (km.20) sobre el gran pelotón.

Poco a poco, el grupo de escapados fueron perdiendo unidades, hasta que en el kilómetro 87 todos fueron reintegrados al seno del pelotón, apenas quince kilómetros después de que se afrontase la única cota puntuable de la etapa: Londrino, de tercera categoría.

La tranquilidad en el gran grupo duró poco. Apenas unos kilómetros después, llegaron nuevos intentos de escapada, formándose un quinteto, que rápidamente terminó en cuarteto: de nuevo Luis León Sánchez y De Marchi, acompañados por el belga Ben Hermans (Isarel Cycling Academy) y el holandés Wout Poels (Team Sky).

De los cuatro, el más peligroso para Simon Yates era Poels, décimo en la general, a 10:07. Luis León Sánchez partió trigésimo quinto, a 52:14. El cuarteto llegó a contar con una ventaja de 1:52 sobre el gran grupo de la "maglia rosa", a 41 km de la línea de meta. Pero todo bajo el control del Mitchelton-Scott, el equipo del líder.

A una veintena de kilómetros de la llegada el cuarteto se quedó en dúo: Luis León Sánchez y De Marchi, que contaban con una ventaja de 22 segundos. La fuga duró apenas nueve kilómetros más. El pelotón decidió acabar con el sueño de ambos y, ya bajo tramos de lluvia, se produjo la unificación.

De poco sirvieron los postreros intentos de nuevas escapadas, pues estaba claro que todo se iba a decidir al esprint. Y ahí, por cuarta vez, emergió intratable la figura de Viviani, que alzó los brazos como ganador. Es su quinto triunfo en un Giro (ganó una etapa en 2015), su octava fracción de un 2018 done ya hizo suyo el Tour de Dubai y los Tres Días de Brujas-La Panne.

En la general todo sigue igual a la espera de la montaña. Ya este jueves llegará la primera de las tres citas: Abbiategrasso-Prato Nervoso, de 196 km. Es, sin duda, la menos temible del tríptico, pues lo duró llega en la ascensión final, con la cima a 1.607 metros, tras 15 km de ascensión, casi siempre al 7 por ciento. Antes, tan sólo una cota de cuarta categoría (Novello, 458 metros), a 56 km de la meta.