Bryan Colangelo es investigado por su uso sospechoso de Twitter.

Bryan Colangelo es investigado por su uso sospechoso de Twitter.

NBA

Los 76ers de la NBA investigarán a Colangelo por su uso indebido de Twitter

El presidente de la franquicia de Filadelfia podría ser despedido por haber usado cuentas falsas para criticar a estrellas de su equipo.

Las redes sociales pueden ser una útil herramienta de comunicación o incluso hacerte perder el trabajo. Al menos es lo que le está ocurriendo al presidente de los Philadelphia 76ers, Bryan Colangelo, que ha visto cómo en apenas 24 horas la franquicia a la que llegó en 2016 podría despedirle.

Todo empezó tras una extensa investigación del portal estadounidense The Ringer, que logró vincular varias cuentas de Twitter con el hijo del Presidente de la USA Basketball. Desde ellas, Bryan Colangelo criticaba a estrellas del equipo como Joel Embiid, Markelle Fultz o Jahlil Okafor.

De firmar una temporada para el recuerdo a verse envuelto en una inverosímil historia que, de acabar demostrándose, podría acabar con su despido, según han filtrado desde el exequipo de Sergio Rodríguez: "Las acusaciones son serias y hemos comenzado una investigación independiente sobre el asunto. Informaremos sobre los resultados de esa investigación tan pronto como se concluya", ha manifestado la franquicia en un comunicado.

Dime a quién sigues...

Una de las formas para establecer quién puede estar detrás de una cuenta fantasma es relacionar a quién sigue el autor. Algunas de las investigadas seguían al hijo de Colangelo y a algunos de sus compañeros de equipo. Además, tres de las cinco cuentas bajo sospecha dejaron de ser públicas en cuanto comenzó a crecer el rumor, y su modo de actuar era repetitivo. Retweets, likes, estilo de escritura, hilos entrelazados que apuntan directamente a Bryan Colangelo... y una fuente anónima que ofreció la primera pista.

Embiid quiere desenmascarar a Colangelo.

Embiid quiere desenmascarar a Colangelo. Greg M. Cooper Reuters

Y es que algunos de los tuits publicados atacaban a los propios jugadores de Colangelo. Particularmente dañinos podrían ser los que criticaron al número 1 del Draft 2017, Markelle Fultz, o a la estrella del equipo, Joel Embiid. Uno de los jóvenes con los que los Sixers han comenzado el ‘Proceso’ de resurrección: "Lástima que Embiid bailara como un idiota en vez de preocuparse de jugar mejor. La próxima vez lo pensará dos veces antes de burlarse de su equipo", dijo un tuit después de que Embiid asistiera a un concierto. Otro le preguntaba directamente: "¿Por qué no le dijiste a los doctores que te dolían las rodillas antes del partido ante Houston?".

Embiid pidió explicaciones

El jugador aludido (y famoso por su uso de las redes sociales y el ‘trash talking’) incluso llegó a pedir explicaciones a Colangelo durante la temporada. Pero, según el camerunés, este negó estar detrás de los tuits. "Me llamó para negar la historia. Tengo que creerle hasta que se demuestre lo contrario porque, si es cierto, sería realmente malo para la franquicia. Sería una locura", ha manifestado Embiid, al que un mensaje acusaba de jugar “como un niño con rabietas”

Lo que sí ha reconocido Colangelo, tras los requerimientos de The Ringer, es que estaba detrás de algunas cuentas bajo seudónimo, aunque niega haber utilizado las de la polémica: “Al igual que muchos de mis colegas, he utilizado las redes sociales como un medio para mantenerme al día con las noticias, si bien nunca he publicado nada en las redes sociales. He usado la cuenta de Twitter @Phila1234567 para monitorizar nuestra industria y eventos puntuales. Esta historia me resulta inquietante, ya que no estoy familiarizado con ninguna de las otras historias que se me han señalado, ni sé quién está detrás de ellas ni cuáles son sus motivos para usarlas".

Colangelo lo niega todo, pero la sospecha se cierne sobre él.

Colangelo lo niega todo, pero la sospecha se cierne sobre él.

Otras pistas le incriminan

No con un contenido tan deportivo, pero sí con aspectos más personales, hay otras pruebas que podrían incriminar el máximo responsable de las operaciones deportivas de los 76ers. Por ejemplo, las cuentas investigadas defendieron su manera de vestir o restaron importancia a los méritos de su sustituto en los Raptors, al que acusó de no hacer nada para recuperar el nivel de la franquicia.

Sorprende que él fuera despedido tras firmar cinco temporadas consecutivas sin entrar en playoffs y con su sustituto, Masai Ujiri, se han quedado a un paso de la final de su conferencia. Los éxitos de su exfranquicia irritaron al autor de las críticas en Twitter, quién tras la lucrativa extensión de contrato que Ujiri firmó en el otoño de 2016 publicó: "Este verano te han renovado por más de 30 millones, ¡así que sí! ¡Por favor, Masai, haz algo!".