España celebra el Mundial logrado en Pekín ante Argentina

España celebra el Mundial logrado en Pekín ante Argentina REUTERS

Baloncesto ARGENTINA 75-95 ESPAÑA

España se proclama campeona del mundo por segunda vez tras arrasar a Argentina en la final

La Selección hizo el mejor partido del campeonato, secó a Scola y destrozó a La Albiceleste. Nuevo éxito para un equipo que sigue haciendo historia. 

Noticias relacionadas

Trece años después España conquista la Copa del Mundo de la FIBA. El combinado de Scariolo se impuso a Argentina en un duelo dominado de principio a fin. Rudy, Marc y Ricky fueron los mejores de una selección que demostró que sus ansias de ganar no tienen límite. [Narración y estadísticas: Argentina 75-95 España].

Era el día. Era el momento de que las dos selecciones más pasionales del baloncesto FIBA se vieran las caras para conquistar el oro mundial. El 31 de agosto comenzaba un campeonato que nadie iba a imaginar que se cerraría con una batalla entre Argentina y España. Sonaban los himnos y la afición argentina hacía que el Wukesong Sport Arena pareciese estar en la mismísima Buenos Aires. La final por fin iba a comenzar.

Por mucha bulla que hiciera la grada albiceleste, el verdadero ruido en la cancha lo hacía España en el arranque. La Selección, con Oriola como titular, tenía una misión clara desde el minuto uno: secar a Scola, el mejor jugador argentino en el Mundial.

Para esto diseñaba el seleccionador español un sistema defensivo que consistía en el marcaje individual de Oriola, saltando Marc a las ayudas si el ex del Baskonia se metía en la pintura.

El plan salía de maravilla y encima España comenzaba anotando con tremenda facilidad. La Selección hacía un parcial inicial de 2-11 que no solo se basaba en el tino de cara a canasta, sino también nacía del rebote ofensivo. Justo al contrario que contra Australia en las semifinales, España hacía de esta parcela su fuerte y desesperaba al combinado argentino una y otra vez.

Con Scola apartado por la buena labor defensiva de los de Scariolo, fue Brussino el que tiró del cuadro de 'El Oveja Hernández'. Al parcial inicial de la selección española respondía Argentina y volvía a apretar el partido, pero esto iba a ser un espejismo gracias a Scariolo. Tras un tiempo muerto en que Sergio incidió en la tranquilad y en mover el balón hasta que llegara a las esquinas, España se recompuso gracias a la segunda unidad y devolvió el parcial sufrido para acabar con 14-23 el primer cuarto.

Dominando el tiempo del partido y el luminoso, entró España en el segundo periodo. En este acto se iba a ver la mejor versión de uno de los 'asesinos silenciosos' de este Mundial. Rudy Fernández tiró de galones y anotó triples como si de bandejas se tratasen. Así llegó una ventaja de 17 puntos para el equipo de Scariolo y la grada argentina se quedó en silencio por primera vez. 

Pero no todo iba a ser tan fácil. Argentina tiene más vidas que un gato y esta vez fue Laprovittola el que paró la masacre española. El nuevo base del Real Madrid desquició a Ricky, que acabó el segundo cuarto con tres faltas personales, y anotó siete puntos de manera consecutiva para la tranquilidad de Argentina.

Sin embargo, España no se desarmó. Willy, Oriola y Marc dejaron en nada a Delia y a Scola y la Selección se fue al descanso 12 puntos arriba (31-43). Algo vital para entender el porqué de los pocos puntos de Argentina en el segundo periodo, son los datos de Scola al descanso. Sin puntos y un -13 con él en pista para Argentina. Esto hizo que el oro estuviera mucho más cerca del cuello de los españoles.

La cátedra de España

Si los dos primeros cuartos fueron sensacionales, el tercer periodo fue una auténtica oda al buen baloncesto. Con Ricky a los mandos, calmado y certero pese a que arrastraba tres personales, España lo hizo todo con buena letra. Si la dirección de Rubio era buena, la labor de Marc bajo el tablero español era de diez. 

El que ganara el premio a mejor defensor del año de la NBA en la 2012/2013 dio un auténtico clinic defensivo en cada ataque de Argentina. Pero por si esto fuera poco, Marc rozaba el triple doble en el ecuador del tercer periodo tras dos asistencias dignas de un base. 

España, campeones del mundo de baloncesto

Con sus dos estrellas al frente del equipo, España puso su máxima ventaja en el marcador, +22, a falta de 14 minutos para el final del partido. El silencio volvía a apoderarse de la grada albiceleste y las caras de preocupación eran más que evidentes en el banquillo de Hernández. Deck y Campazzo anotaron dos triples que dieron algo de aire al equipo sudamericano antes de volver a ahogarse tras canastas de Llull y Claver.

A todo esto, Scola por fin puso punto y final a su sequía anotadora. Con dos tiros libres a falta de un minuto para el término del tercer cuarto, el mejor jugador del la selección argentina evitó quedarse a cero en la final de un Mundial.

Con la tristeza de la selección albiceleste sobrevolando en el ambiente, España se plantó en el último periodo con 47-66 luciendo en el marcador y con la obligación de cerrar la final cuanto antes

Sabía Scariolo que el partido necesitaba un pausa tremenda para evitar que Argentina se despertara y tirara de pasión para intentar la remontada. Bueno, pues tras tres minutos de mantener el partido en stand-by, Argentina robó dos balones, anotó siete puntos consecutivos y volvió a meterse en el partido contra las intenciones de Scariolo.

La reacción había que pararla sí o sí cuanto antes. España había multiplicado por dos sus pérdidas y un partido trabado y pasional convenía a Argentina en este momento. Campazzo y Deck forzaron las quintas faltas de Juancho y Ribas y solo Ricky, desde el tiro libre, anotaba para la Selección. 

Campeones, de Saitama a Pekín

España mantenía la ventaja por encima de los 10 puntos a falta de cuatro minutos para el término del partido. Scariolo insistía en la tranquilidad y pausa en los ataques para que el crono corriera lo más rápido posible. España aguantó el temporal a base de anotar desde la línea de tiros libres y Argentina se la jugó a la desesperada con Deck y Laprovittola como protagonistas.

Los argentinos vendieron muy cara su piel y presionaron a toda la pista hasta el final. A falta de 1:50 para el final, Sergio Hernández entregó la cuchara definitivamente. Campazzo al banquillo y los cánticos de "¡campeones, campeones!" sonaban en la grada española. Scariolo daba entrada a Beirán, Colom y Rabaseda y los abrazos llegaron al banquillo español. Juancho no podía contener las lágrimas faltando un minuto para el término del partido y no se jugó más.

España, tras un partido increíble y para la historia, se proclamó campeona del mundo trece años después. Atrás queda la imagen de Pau llorando con el tobillo en vilo en Saitama. España tiene un nuevo recuerdo que grabar en su memoria y este tiene como protagonistas a Ricky Rubio, Marc Gasol y, por supuesto, Sergio Scariolo. 

Argentina 75-95 España

Argentina: Campazzo (11), Brussino (8), Garino (0), Scola (8), Delia (2) - quinteto inicial - Deck (24), Fjellerup (), Laprovittola (17), Vildoza (2), Redivo (3),  Caffaro(0), Gallizzi (0).

España: Rubio (20), Rudy (11), Juancho Hernangómez (11), Oriola (6), Marc Gasol (14) - quinteto inicial – Colom (0), Llull (17), Ribas (5), Beirán (0), Rabaseda (0), Claver (2), Willy Hernangómez (11).

Parciales:  14-23 | 17-20 | 16-23 |28-29 |

Incidencias: Partido correspondiente a la final del Mundial de China de Baloncesto disputado en el Wukesong Sport Arena de Pekín (China).