El mate de Juancho Hernangómez que despertó a España.

El mate de Juancho Hernangómez que despertó a España. Matteo Carchi - Catalin Soare FIBA

Baloncesto Eurobasket 2017

Juancho Hernangómez despierta a España ante Rumanía: de debutante, poco o nada

Tras una primera parte más igualada, la selección de baloncesto tampoco se apiada de la anfitriona en un partido en el que descansaron Pau Gasol y Abrines, con plenos mandos para los jóvenes (91-50).

Millán Cámara

Andaba España desganada por primera vez en este Eurobasket. Con Pau Gasol guardando armas de cara al duelo del martes contra Croacia (también Abrines), la selección no acababa de encontrarse cómoda ante Rumanía. El pabellón de Cluj estaba lleno a rebosar para ver a su equipo nacional y, claro, los locales no querían defraudar al respetable. Llegaron a ganar por 18-19 en el primer cuarto, con una triangulación hilvanada en cuatro pases a la contra que causó el delirio generalizado. Competían, liderados por Moldoveanu (uno de los pocos jugadores del equipo rumano que ha jugado fuera de su país) y aprovechando la permisividad de la defensa española. Dignidad, y mucha, hasta el segundo cuarto. Entonces, Juancho Hernangómez dijo 'basta' y España en pleno 'hasta luego' [Narración y estadísticas: 91-50].

Quedaban menos de cinco minutos para el descanso cuando el menor de la saga de futuro del baloncesto español cogió un rebote ofensivo para hundir el balón en el aro rumano. Esa jugada cambió el signo del partido. La intensidad de Juancho, un alero todoterreno como hace mucho que no se veía en nuestra canasta, devolvió a Rumanía a su lugar definitivamente. Insufló de ganas a sus compañeros y el guión regresó a los cauces esperados, con la defensa que tanta falta hacía apareciendo por fin. Como ante Montenegro y República Checa, la victoria quedó atada antes del descanso, ya con un 41-27 favorable. De debutante, nada más la etiqueta para el jugador de los Denver Nuggets.

Después, la cosa sólo fue a mejor para los nuestros. No estuvo Pau, pero sí Marc. Buenos minutos los suyos. Y no sólo en la anotación. También aportó rebotes y pases. Hace tiempo que se creó un estilo propio. Si la pareja de hermanos de presente del baloncesto español ya asusta, la de futuro no se queda atrás. Willy, otra vez, estuvo excelso en la pintura. Qué bien les ha venido la NBA también a los Hernangómez. Acaban de llegar a la selección y ya mandan: Juancho fue el máximo anotador del partido y Willy el mejor reboteador. Estos niños crecen tan rápido

Díganselo a Ricky Rubio. Parece que fue ayer cuando le veíamos debutando con la Penya, chupete en ristre. Pero no, ha llovido lo suyo y el base de El Masnou sigue sonriendo en este Europeo. Tampoco dejó de poner toda la carne en el asador en la dirección este lunes. Sergio Rodríguez no defraudó en esa faceta y menos Navarro, que sigue empeñado en exprimir al máximo posible sus minutos en pista. Al tercer partido de torneo, también fue capaz de llenar de sentido, de valor, su tiempo de juego.

Ese mismo ejemplo es el que intentan seguir el resto de secundarios. Era un día propicio para que brillasen, así que Pierre Oriola y Joan Sastre no dejaron pasar la oportunidad de poner en liza su buen momento. Hasta Guillem Vives, que no está jugando demasiado, pudo lucirse. De hecho, y ya con todo más que sentenciado, el quinteto español en pista no podía ser más juvenil: Vives, los Hernangómez, Sastre… El Chacho era el único treintañero que les acompañaba. Y todos se gustaron, vaya si lo hicieron. Superada la parálisis inicial, era el momento de disfrutar.

Ya llegarán jornadas más comprometedoras. Sin ir más lejos, dentro de 24 horas. Croacia, el único escollo realmente serio de este grupo C, será una buena piedra de toque. Los cruces empiezan a estar a la vuelta de la esquina y toca que España, con el modo avión siempre a mano en lo que va de campeonato, también vuele en los días grandes.