El querubín de Reinosa.

El querubín de Reinosa.

Patrimonio Crisis

El horripilante querubín de Reinosa: el último ‘Ecce Homo’ del patrimonio español

El monigote ha aparecido en el retablo mayor de la Parroquia San Sebastián de Reinosa: como es imperceptible a simple vista, ni siquiera se sabe cuánto tiempo lleva allí. El párroco no lo considera un "error de restauración". 

El patrimonio español restaurado nunca deja de sorprender: cada poco aparece un nuevo destrozo, una dudosa creación llena de buenas intenciones pero carente de responsabilidad artística. El último gran patinazo ha aparecido en la Parroquia San Sebastián de Reinosa y ha pasado desapercibido durante mucho tiempo. Allá en lo alto del retablo mayor, donde debería haber un ángel -uno de los ocho que coronan el espacio-, hay sólo un monigote dibujado, en lugar de un altorrelieve. Es un muñequito de cabello negro y rizado, con los mofletes sonrosados. Su nariz es sólo un borrón, y su boca, una hendidura sin perfilar.

Da la sensación de que el ángel tallado que había se desprendió y alguien ha plantado ahí su dibujo a témpera, que chirría -tanto por material como por colores- dentro del conjunto. El párroco Eduardo Guardiola ha argumentado que el monigote de su iglesia no es ningún ‘Ecce homo’ porque no se trata de una “restauración mal ejecutada”. “En ese espacio había un ángel que ya había desaparecido. Lo que se ha hecho es componer la cara para que no desdijera del conjunto, para que se supiera lo que había antes”, ha explicado.

No le confiere tanta gravedad como a la obra de Borja porque “para verlo hay que mirarlo con un teleobjetivo”. “No desdice porque casi no se ve”. Ni siquiera se conoce cuándo fue pintado el ángel. Según informa el Diario Montañés, desde el Obispado de Santander ha hablado el asesor de patrimonio Enrique Campuzano: “Desconozco los detalles de este hecho ni cuándo se llevó a cabo (…) No creo que sea objeto de noticia el que se haya realizado una obra nueva en un espacio en donde se había perdido el elemento con el fin de que no quedara un vacío. Otro asunto es el resultado”.

Según su postura, divulgar esta noticia es “hacerle un flaco favor al patrimonio”: “Nada tiene que ver este asunto de Reinosa con el Cristo de Borja, que es una intervención de repinte sobre una pintura histórica. Hay cientos de problemas en el patrimonio más importantes que esto, que es una cuestión nimia y de criterio de restauración”, ha sentenciado.