Vila durante la 28 edición de los premios El ojo crítico 2018

Vila durante la 28 edición de los premios "El ojo crítico 2018" GDG GTRES Madrid

Música

'Malamente' es la nueva 'Macarena': la América de Trump se rinde a Rosalía

Las dos primeras canciones de su nuevo álbum, 'El mal querer', suman alrededor de 20 millones de reproducciones en Spotify y YouTube. El 'New York Times' la corea. No escuchaba un 'hit' español de este calibre en EEUU desde Los del Río y Las Ketchup.  

Buenas noticias para la industria musical en España. El prestigioso diario The New York Times ha incluido a Rosalía en su playlist semanal de recomendaciones y tendencias sobre música. El etnocentrismo yankee se rinde a los pies de la catalana y sigue la estela de otros medios y artistas internacionales que ya han expresado su curiosidad por el fenómeno sociocultural del año. 

Primero fue su colaboración con J Balvin, el nuevo hijo pródigo del reggaeton. A ritmo de R&B y con un inconfundible estilo, Rosalía Vila (San Esteban de Sasroviras, 1993) aterrizaba en el mercado hispanoamericano con Brillo. Ritmos calmados para los estándares del género que ya suman más de 15 millones de reproducciones en Spotify.

Luego llegó la explosión de Malamente, primer single y toda una declaración de intenciones tras su álbum nóvel, Los Ángeles. Este tema, relato del inicio de una relación tóxica, rompe con los estándares de un género observado con lupa por los puristas y que puso todos los focos sobre la cantante de 25 años.

Nadie quedó indiferente en España ante el debate de la apropiación cultural del flamenco y de la cultura gitana, con posturas fervientemente defendidas a un lado y otro de la palestra. Mientras tanto, en el mercado internacional se empezaban a fijar en el fenómeno con mayor interés.

La británica Charli XCX, icono de la nueva ola del pop millennial, anunció en Twitter la creación de una lista de Spotify donde se encontraría "el jodido futuro", en sus propias palabras. El 10 de julio, Malamente aparecía en lo alto del podium junto a Bad Gyal, también catalana e icono del trap nacional.

La lista ha sido actualizada desde entonces, pero Rosalía continúa en el punto de mira de la británica. Pienso en tu mirá, una cruenta oda a los celos y segundo single de El mal querer, permanece triunfante en la lista. No es la única que se ha obsesionado con el magnetismo de la cantante. Dua Lipa tuiteaba ayer a sus seguidores advirtiendo que Malamente "es una canción que creo que os encantará". La barcelonesa le respondía encantada, como siempre hace en sus historias de Instagram cada vez que alguien de la industria tiene buenas palabras para su trabajo.

No son solo famosos, sin embargo: los medios especializados estadounidenses se han fijado durante el pasado mes en su nuevo trabajo, aún sin fecha de lanzamiento. Primero fueron la comercial Billaboard Pitchfork, más centrada en nuevos descubrimientos. Y el pasado viernes, Pienso en tu mirá conseguía un hueco en la codiciada playlist semanal en The New York Times, donde describen a Rosalía como "el centro de una insurrección".

Tanto 'Malamente' como 'Pienso en tu mirá' han sido producidos por la productora Canadá, afincada en Barcelona

Estados Unidos es un pastel demográfico cada vez más apetecible para la cultura hispana. En 2050 el castellano será la lengua más hablada en territorio yankee, según las estimaciones del Instituto Cervantes. Sin embargo, los artistas que hasta ahora se han subido a la ola son puertorriqueños (René Jolgar, Residente, y su hermana Ile), colombianos, como el propio J Balvin, o nativos estadounidenses que se suman a la fiebre del reggaeton. 

El triunfo de la música en español ha trascendido a la anécdota. Tradicionalmente, sólo han reventado los llamados one hit wonders -artistas de un solo éxito-, como La bamba de Los Lobos, Aserejé de Las Ketchup o La Macarena de Los del Río. Además de estas tres excepciones hispanohablantes, ninguna otra canción en castellano ha encabezado ránkings de popularidad en el mercado anglosajón. Por eso la conquista de Rosalía no es una raya en el agua: supone también la revalorización de una lengua y la capacidad de hacerla atractiva para el público mundial.