Edurne Pujol

Este fin de semana se celebró un festival en Themar, pequeño pueblo alemán de 3.000 habitantes, bajo el lema: Rock contra la extranjerización. La fiesta dobló en habitantes a la región germana, 6.000 ultraderechistas cambiaron las chaquetas vaqueras por camisetas con frases del "nacismo posmoderno": “I love Hitler”, “Asalto en Themar, yo estuve allí”, “Esvástica”, “División sajona”o “Skinheads, blancos y orgullosos”.

Vamos a dar una oportunidad a la paz, al diálogo y a la negociación. Si eso fracasara veremos qué hay que hacer

Que la ultraderecha ganaba fuerza en Alemania ya lo sabíamos, pero las manifestaciones organizadas y públicas sorprenden en el país que sufrió -no hace tanto- la opresión nazi y que hoy pena con la ley la apología al régimen para evitar que resurjan los sentimientos del Tercer Reich. Pero, ha pasado, se ha celebrado un festival neonazi animado por los grupos de la derecha radical alemana. 

Música de un nazismo creciente 

El grupo Stahlgewitter, tiene lazos nazis, la policía alemana les investigó por instar a la apología y ahora están catalogados como grupo de odio. Es uno de los grupos de música más conocidos -también en Estados Unidos por la Liga Anti-Difamación- y que más éxito tiene entre las nuevas generaciones del movimiento. En sus letras nunca atacan directamente a una raza, no degradan a ningún país pero sí promueven el extremismo y hablan abiertamente de la ideología nazi. “Sé que nunca los olvidarás. Honor y gloria de la SS”, un canto a favor del cuerpo de combate durante la Segunda Guerra Mundial. 

Cerca de 1.000 policías custodiaron el evento.

Cerca de 1.000 policías custodiaron el evento. Reuters

Los refugiados no son bienvenidos”, rezaban las pancartas que rodeaban el recinto. Acogidos por esos carteles, los grandes grupos neonazis dieron un espectáculo de adoración -con mucho odio- a un sistema que aún no ha desaparecido. 

Blutzeugen (Mártires) y Treueorden (Orden de lealtad) fueron cabeza de cartel durante los dos días que duró el evento. Los grupos, apoyan los movimientos de la nueva ultraderecha, lo hacen de forma abierta y a través de su música. Las canciones repasan el nacionalsocialismo, fomentan el odio a los extranjeros y apoyan el movimiento anti comunista. 

El grito de ‘su mártir’ 

Con el brazo extendido y el grito de Heil Hitler, los asistentes animaban a los componentes de Blutzeugen en su canción Mártires de la muerte. El grupo utiliza a menudo la palabra mártir, un término que se usaba en la propaganda nazi para crear un héroe. Utilizaban al héroe como una excusa para justificar las acciones del partido, y ahora, el grupo de música revive el sentimiento en sus canciones, y más, en sus conciertos.

Es el momento canta Treuerorden en el festival. Dicen en la letra que es el país el que requiere cordialidad, dicen también que “los niños son los que compensan” porque están llenos de esperanza y “liberados en un invierno cubierto de nieve santa”. Lo más parecido a la música de propaganda que cantaban las juventudes hitlerianas, ahora en un festival al aire libre.