Michael Jackson.

Michael Jackson.

Libros LITERATURA

"Michael Jackson valía más muerto que vivo": la teoría de la conspiración que toma fuerza

El nuevo libro de Concha Calleja aporta datos desconocidos acerca de la muerte del rey del pop.

Noticias relacionadas

Siempre que muere una persona famosa antes de que llegue su "tiempo lógico" se crean diferentes teorías conspiranoicas. Es al menos lo que piensa Concha Calleja, quien ha llevado a cabo una ardua investigación acerca de la vida, o mejor dicho, de la muerte de Michael Jackson. El cantante falleció hace ya una década en su mansión alquilada de Holmby Hills y el secretismo y la ocultación en la que se mantuvo en todo momento el caso propició todo tipo de conspiraciones.

En todo este embrollo de falsedades y especulaciones, la escritora y perito de criminología y psicología forense ha publicado el libro Objetivo: Michael Jackson, en el se que analiza el caso, así como la autopsia y las incongruencias del juicio que condenó de homicidio involuntario a Conrad Murray, el médico del artista.

Murray era quien le suministraba el propofol por las noches. El día de su muerte, según comentó, le había administrado los 25 mililitros correspondientes. Declaración que, por otra parte, desmentía la autopsia —se encontraron 180 mililitros del anestésico en su cuerpo—. Además, el cardiólogo, afirmó haberse ausentado apenas dos minutos de la habitación cuando realmente fue un cuarto de hora. Para cuando llegó ya era demasiado tarde para el rey del pop.

No obstante, el cardiólogo solo cumplió dos años de condena, lo cual era incomprensible para la escritora. Según confiesa a EL ESPAÑOL, todo lo que engloba al caso de Murray es un sinsentido: "Las pruebas por las que condenan al médico no tienen ninguna validez". Además, insiste en que el cardiólogo ingresaba 150.000 dólares de salario todos los meses. "Le necesitaba vivo", puntualiza.

Michael Jackson.

Michael Jackson.

Por otro lado, la llamada que realizó Jackson a su propio hijo el día anterior tampoco trascendió judicialmente. "Me van a matar", se podía escuchar en la llamada. Lo cierto es que el cantante no gozaba de la mejor salud en aquel momento. Medía 1,75 metros y pesaba 50 kilos. "Tenía artritis, artrosis, y tanto sus pulmones como el colon estaban enfermos". De hecho, para su última gira, que nunca se realizó, tuvo que pasar unos exámenes médicos. "A día de hoy no me entra en la cabeza cómo los pasó", explica Calleja.

En busca de dinero

Para poder escribir el libro, Concha Calleja ha conversado con diferentes fuentes con el propósito de conocer de primera mano los entresijos de un suceso tan hermético. "Me he encontrado con una deshonestidad muy grande", admite. "No puedo dar nombres pero el entorno más cercano de Michael Jackson me pedía dinero por hablar". Pese a no querer dar cifras exactas, Calleja matiza que las cantidades que exigían eran astronómicas.

"Michael Jackson valía más muerto que vivo", opina la escritora con contundencia. Solo el año pasado sus herederos se embolsaron 400 millones de dólares gracias al difunto cantante. "Es el artista muerto que más ingresa del mundo". Por lo tanto, es evidente que la muerte de Michael Jackson no fue una muerte más en la industria de la música.

Michael Jackson murió "estrujado", considera la escritora. "Con estrujado me refiero a que le exprimieron hasta el final". El artista vivió sus últimos años envuelto en una serie de polémicas relacionadas con el abuso de menores, su problemático color de piel —la auotpsia probó que padecía de vitíligo, una enfermedad que de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas— y demás aspectos de su vida privada.

En esta coyuntura de adeptos y críticos, Concha Calleja hace hincapié en la objetividad de su trabajo de investigación: "Me acuerdo que vi una foto suya con Diana de Gales y pensé, 'otro que muere en extrañas circunstancias'". A partir de ahí, comenzó su andadura en pos de la verdad.

Tal y como explica, la autora da a conocer distintos aspectos biográficos, judiciales y datos para que los propios lectores puedan sacar las conclusiones que deseen acerca de la muerte de un icono de la música como lo fue Michael Jackson.