Información del periódico que la bautizó como María Tifoidea.

Información del periódico que la bautizó como María Tifoidea.

Historia La Historia es de Ellas

María Tifoidea, la mujer que mataba con su saliva

Una serie de la BBC recuperará a la "bomba biológica humana", la mujer que durante años transmitió la fiebre tifoidea por Nueva York sin saberlo y que provocó la muerte de varias personas.

Hacia 1900 se habían dado pasos de gigante para entender la dinámica de las epidemias, pero aún quedaba trabajo por hacer. Sobre todo, se desconocían muchas de las conductas de riesgo. Aun así, el caso de María Tifoidea sigue sobrecogiendo. Quizá por eso, BBC America va a realizar una miniserie sobre su vida producida y protagonizada por Elizabeth Moss, la inolvidable Peggy Olson de Mad Men.

María Tifoidea (Typhoid Mary), claro, no se llamaba así. Antes de que la prensa la bautizara, era conocida por su pequeño círculo por su verdadero nombre, Mary Mallon. Nacida en Irlanda del Norte en 1869, había emigrado a los quince años a Estados Unidos, donde comenzó a trabajar como sirvienta. Pronto comprobó que salía mucho más a cuenta emplearse como cocinera, y en 1900 consiguió su primer empleo como tal en la casa de una familia de buena posición.

Mary (derecha) junto a la bacterióloga Emma Sherman hacia 1931 o 1932, durante su segunda y definitiva cuarentena.

Mary (derecha) junto a la bacterióloga Emma Sherman hacia 1931 o 1932, durante su segunda y definitiva cuarentena. psb.org

En 1906 seguía siendo cocinera, pero esta vez en la casa de veraneo de la familia de Charles Henry Warren en Oyster Bay (Long Island). Allí, el 27 de agosto, una de las hijas cayó enferma de fiebre tifoidea. El diagnóstico causó estupor entre los Warren: ese terrible mal, que asolaba los barrios populares de Nueva York, afectaba en mucha menor medida a los ricos, que tenían mejor acceso a alimentos en buenas condiciones y se manejaban en entornos de mayor higiene.

Y sin embargo, fue sólo el principio: en el plazo de una semana, cinco personas más (la madre, otra hija, dos doncellas y el jardinero) cayeron enfermas. Lo sorprendente era que no se había registrado antes ningún caso en aquella localidad de veraneo, frecuentada incluso por el presidente Roosevelt. El casero, que temía no poder volver a alquilar la casa si la noticia se extendía, acudió al afamado doctor George Soper para que investigara el caso.

Cada vez que Mary Mallon llegaba a trabajar a una casa, a los pocos meses aparecían casos de fiebre tifoidea que afectaban a varias de las personas que vivían bajo el mismo techo

Así lo hizo, pero los resultados fueron negativos. Tras una exhaustiva comprobación, el agua y los alimentos, vías habituales de transmisión, fueron descartados. Pero Soper descubrió algo sorprendente: cada vez que Mary Mallon llegaba a trabajar a una casa, a los pocos meses aparecían casos de fiebre tifoidea que afectaban a varias de las personas que vivían bajo el mismo techo. Pero la misma Mary nunca había enfermado ¿Cómo era posible?

Soper fue a buscar a Mallon a su casa (ya no trabajaba para los Warren) para solicitarle una muestra de heces, pero la cocinera se negó a atenderle. Finalmente, el médico tuvo que conseguir una orden municipal y presentarse con cinco policías para, tras horas de forcejeo (según las crónicas, la mujer se enfrentó a la fuerza policial indignada y enarbolando un cuchillo o un tenedor), conseguir su objetivo. Cuando las muestras fueron analizadas, Soper no daba crédito: contenían las bacterias que transmitían la enfermedad. El médico comprendió que Mary Mallon era una bomba biológica: difundía la fiebre, pero a ella no la afectaba.

Esto, que no nos extraña en los tiempos del SIDA y tantas otras enfermedades en los que el portador puede no saber ni siquiera que contiene en su cuerpo el agente infeccioso, fue toda una revelación. Nunca antes se había registrado algo así, y este caso abrió una nueva vía para enfrentar las epidemias. Se calculó que Mary Mallon habría contagiado a decenas de personas en las siete casas en las que trabajó entre 1900 y 1907, con un fallecido. Fue aislada en cuarentena en la isla de North Brother durante tres años, al final de los cuales María Tifoidea, como ya había sido bautizada por la prensa, fue liberada por un juez bajo la promesa de no volver a trabajar de cocinera.

María Tiofidea durante su primera cuarentena (en la primera cama)

María Tiofidea durante su primera cuarentena (en la primera cama) CC

En 1915, un brote de fiebre tifoidea asoló una maternidad de Nueva York. Las pesquisas condujeron, de nuevo, hacia la cocinera, de nombre Mary Brown. Como pronto se demostró, no era otra que Mary Mallon, quien había roto la promesa y se había cambiado de nombre para volver a su antiguo oficio, el único con el que podía ganar suficiente dinero para subsistir. Ella nunca aceptó la acusación, y siempre proclamó su inocencia, aferrándose al hecho de que nunca había enfermado.

Esta vez, la condena fue definitiva, y fue puesta en cuarentena durante más de dos décadas, hasta su muerte en 1938, por una apoplejía, con 69 años de edad. En la autopsia se confirmó la persistencia de las bacterias en el interior de su cuerpo. Durante todo ese tiempo, se convirtió en la encarnación de la maldad para los abundantes periodistas que la visitaban para oír su versión; eso sí, los reporteros eran advertidos de que no le aceptaran ni siquiera un vaso de agua. Curiosamente, cuando murió, trabajaba de técnico de laboratorio en su hospital de reclusión. La cuenta oficial habla de 53 infectados, de los cuales fallecieron tres. Muy probablemente fueron más, imposibles de contabilizar.