Venus de Esquilino (embarazada). Sala Alcalá 31, exposición de Mateo Maté. Cedida.

Venus de Esquilino (embarazada). Sala Alcalá 31, exposición de Mateo Maté. Cedida.

Arte Museos y lactancia

El V&A pide a una madre "que se tape" por amamantar a su hijo (y se disculpa)

El director del museo británico -líder mundial de arte y diseño- ha pedido perdón a la visitante que dio el pecho a su bebé en una de las salas, y a la que llamaron la atención y pidieron que se cubriese, irónicamente, rodeada de estatuas de mujeres desnudas. 

El director de V&A -el museo británico líder mundial de arte y diseño- ha presentado sus disculpas después de que una mujer se quejase porque le llamaron la atención mientras amamantaba a su bebé en una de las salas de la galería. La visitante hizo uso de sus redes sociales para señalar la ironía: le pidieron que se tapara en un museo lleno de representaciones de mujeres desnudas.

Desde su cuenta de Twitter, @vaguechera se mostró “perpleja” porque la visión durante un “nanosegundo” de su pezón ofendiese -tratándose de “lactancia materna”-: acompañó su queja con una fotografía en la que salía agarrando a su bebé junto a una de las estatuas del museo -que precisamente muestra a una madre dando el pecho a su hijo- y otras esculturas de torsos femeninos desnudos, pechos, ombligos y vaginas.

En otros tweets, añadió que “mirando el lado positivo, tuve un día precioso en el V&A y pude explorar las representaciones de otros senos a través de diferentes etapas”. “Esto es importante. La vergüenza que se cierne sobre la lactancia materna es una de las razones más comunes por la que las mujeres renuncian a ella. Gracias a todos por su apoyo. Es la primera vez que me sucede algo así, por eso estoy tan sorprendida”.

Ironiza al respecto: “Mi bebé tiene hambre, ¡genial!, así tendré una oportunidad para exponer mis pechos públicamente a todas estas personas! Éste es el pensamiento de la mujer sobre la lactancia, nunca”. El director del museo, Tristram Hunt, le ha contestado así: “Mis disculpas. Nuestra política es clara: las mujeres pueden amamantar a sus hijos siempre que quieran y debemos procurar que se sientan cómodas y que nadie las perturbe”.